Active y cuide su tiroides Active y cuide su tiroides

El tratamiento es la clave en casos como el hipotiroidismo, que se manifiesta con cansancio y aumento de peso.  Un buen diagnóstico es clave.

Asesores Camilo Aguilar Rincón, especialista en medicina interna y endocrinología
Salomón Daguer, endocrinólogo

Es posible tener una óptima calidad de vida así se padezca de hipotiroidismo, cumpliendo, claro está, a cabalidad con el tratamiento. Así, con palabras sencillas, se puede marcar el camino para los pacientes con esta enfermedad que se preguntan si podrán llevar un día a día con normalidad.

Respetar el momento y el proceso de toma de la medicina es una de las condiciones vitales que deben tenerse en cuenta para lograrlo, según explica Camilo Aguilar Rincón, especialista en medicina interna y endocrinología. A la misma hora, por ejemplo, hacerlo con agua y esperar de 30 minutos a una hora para consumir alimentos. “Si esto se logra, la vida es totalmente normal, se trata de que el tratamiento sea muy controlado”.

El hipotiroidismo aparece cuando la glándula tiroides no es capaz de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal. Los procesos corporales comienzan a darse con lentitud y la persona nota que siente más frío y se fatiga más fácil, que su piel se reseca, que presenta estreñimiento y tiene tendencia a olvidar las cosas o a encontrarse deprimido, indica la Asociación Americana de Tiroides (ATA, por sus siglas en inglés).

Sin energía

Es algo así como si el cuerpo se fuera quedando sin gasolina, como lo traduce el endocrinólogo Salomón Daguer, pero como los síntomas también pueden explicarse por la presencia de otras patologías, agrega que lo importante es escuchar al paciente, indagar y formularle pruebas de sangre. “Hay personas que pueden tener los exámenes de tiroides alterados y no quejarse de nada, por eso es importante hacer una correlación entre lo que está sintiendo y sus exámenes”.

El hipotiroidismo es mayor en las mujeres y en adultos mayores de 50 años. Entre sus principales causas están, según la ATA, la enfermedad autoinmune (la de Hashimoto, entre las más comunes), la extracción por medio de cirugía de una parte o la totalidad de la glándula tiroides, el tratamiento con yodo radioactivo en ciertos pacientes, el hipotiroidismo congénito (con el que el niño nace), una inflamación de la glándula tiroides (generalmente causada por un ataque autoinmune o por una infección viral) y demasiado o muy poco yodo en la dieta.

Dieta y ejercicio

Si bien es cierto que el paciente está falto de energía, por lo general, no hay restricciones para que desarrolle sus actividades físicas, a no ser que evidencie un deterioro mayor en la salud. “Uno ve en la práctica clínica que, si una persona lleva un estilo de vida saludable, el hipotiroidismo se detecta por los exámenes, más que por lo que siente. No hay ningún estudio que diga que por hacer ejercicio no se vaya a desarrollar, pero evidentemente la carga de síntomas va a ser menor para las personas con este diagnóstico”, comenta Salomón Daguer.

El ejercicio y la alimentación saludable, complementa Camilo Aguilar Rincón, es una recomendación para todas las personas, independiente de si se sufre hipotiroidismo o no, porque esto va a prevenir la mortalidad cardiovascular y traerá otros beneficios adicionales en el estado de ánimo. “Las personas con esta patología, aunque se encuentren tratadas, pueden mostrar cierta tendencia a tener síntomas depresivos. De hecho, la depresión en el hipotiroidismo está relacionada, pero con ejercicio y psicoterapia, se puede mitigar”.

Por la patología, además, puede darse un leve incremento de peso, sin embargo, cuando se recibe el tratamiento, lo normal es que se regrese al original. “Tampoco podemos culpar a la tiroides o al hipotiroidismo de los casos de obesidad, puesto que esta última en realidad no lleva a un aumento mayor de cuatro kilogramos. Si está tratado, no es la causa de obesidad, son los hábitos alimenticios y el estilo de vida del individuo”, añade.

Finalmente, la dosis correcta de medicamento varía de acuerdo a cada caso, por lo que seguir las indicaciones expertas es muy importante. Será el especialista el que indique cuánto tomar en función de los síntomas, los resultados de los análisis de sangre y la causa.

El aumento de peso es común en personas con tiroides poco activas. Esto se debe a que sus niveles de hormonas afectan el metabolismo.

La dieta y el ejercicio pueden ayudar a controlarlo. 

50 años es la edad promedio en que pueden presentarse un mayor número de casos de hipotiroidismo.

Deficiencias del yodo

El hipotiroidismo por causas quirúrgicas, por utilización de yodo radioactivo o por enfermedad autoinmune, no se puede prevenir, afirma Camilo Aguilar Rincón, especialista en medicina interna y endocrinología. Solo cuando hay deficiente consumo de yodo en la dieta, se puede optar por equilibrarlo. En esta línea, la ATA indica que este mineral está presente en alimentos comunes, como la sal de mesa (no debe consumirse más de 6 g al día); y está en productos lácteos, pescados y mariscos, carne, panes y huevos.

Le puede interesar: Informarse para prevenir el cáncer de tiroides