Atender molestias al morder Atender molestias al morder

La mandíbula está integrada por huesos que sostienen los dientes. Los problemas que afectan cualquiera de sus partes pueden afectar la mordida.

Se trata de un hueso impar, plano, central y simétrico en forma de herradura, situado en la parte anterior, posterior e inferior de la cara. La parte de arriba corresponde al maxilar superior (no se mueve), la inferior es dinámica y movible cuando se habla o mastica.

Los problemas en esta zona del rostro incluyen fracturas, dislocaciones, trastorno de la articulación temporomandibular y cáncer. El tratamiento de cada caso depende de la causa. Otra patología común es la osteonecrosis, que se produce cuando el hueso de la mandíbula queda expuesto y las células comienzan a morir por falta de sangre. La mayoría de los casos se dan luego de una extracción dental, también se asocia a tratamientos contra el cáncer (incluida la radiación), infecciones, uso de esteroides o medicamentos antirresortivos utilizados para la osteoporosis.

Así mismo, otro problema común en la mandíbula son los dientes mal alineados, lo que ocurre cuando esta es demasiado pequeña comparada con el tamaño de la dentadura. Un ligero desajuste ocasiona que los dientes estén demasiado apilados y por lo tanto se produzca una mala alineación.

Le puede interesar: Los dolores faciales no solo afectan el rostro

 


Sin comentarios

Sé el primero en comentar!

Your email address will not be published. Required fields are marked *