Bailar y ejercitarse a la vez sí es posible Bailar y ejercitarse a la vez sí es posible

El baile es una alternativa dinámica y social de practicar una rutina deportiva.

Mover el cuerpo a través de un baile implica ejercitar el corazón y fortalecer los huesos y los músculos. Una actividad en la que simultáneamente la persona realiza ejercicio de forma divertida. Otros beneficios de esta práctica, señala el portal MedlinePlus, están en brindar un mejor equilibrio y coordinación, un menor riesgo de demencia, un control del estrés, más energía y un estado de ánimo más positivo.

Tenga en cuenta que el ejercicio que el individuo realiza al bailar depende del tipo de estilo que practique y la cantidad de tiempo que le dedique. Por ejemplo, el baile de salón le da un ejercicio moderado, aproximadamente el mismo nivel de ejercicio que haría al caminar vigorosamente o al hacer aeróbicos en el agua. Los más intensos, como la salsa, se equiparan a una rutina de correr o nadar, en la que se pueden quemar hasta 500 calorías en una hora.

Si usted aún está ajeno a este mundo, empiece por buscar clases en escuelas de baile, clubes de salud (gimnasios) y centros comunitarios e inscríbase en una clase de principiantes para reducir el riesgo de sufrir lesiones. A medida que aumentan sus habilidades y el estado físico mejora, es posible el ingreso a clases más avanzadas o añadir nuevas rutinas.

Le puede interesar: Relajarse y en actividad bailando