Beneficios de la natación en el cerebro Beneficios de la natación en el cerebro

Si todavía está pensando cuál puede ser el ejercicio indicado para practicar este año, que ayude no solo a su cuerpo sino también a su mente, le presentamos algunos beneficios no tan conocidos de la natación sobre la salud humana. 

Es bien sabido que la natación es uno de los ejercicios más completos por sus efectos sobre la salud cardiovascular, el tono y la fuerza muscular, la flexibilidad y el peso corporal, además de ser recomendada como método de relajación. Pero, más allá de esto, nadar también es una gran opción para la salud de nuestra mente.

Estos son algunos de sus efectos en el cerebro humano:

  • La natación activa simultáneamente los hemisferios y lóbulos cerebrales, llevando a una mayor cognición y aprendizaje. Al practicarla se activa la ubicación espacial, las neuronas encargadas de los movimientos voluntarios y coordinados para las diferentes técnicas de nado y el aprendizaje de estos movimientos por medio del método de ensayo y error.
  • Nadar libera endorfinas, importantes para aliviar el estrés, la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. Un estudio publicado en el National Center for Biotechnology Information afirma que este ejercicio, al igual que otros, reduce los síntomas de depresión. En particular, la natación es reconocida porque permite dejar la mente en blanco, desconectarse y lograr niveles de relajación altos.
  • La inmersión en el agua aumenta el flujo de sangre en el cerebro, lo que lleva a estimular las neuronas y, consigo, a mejorar la función cognitiva y de memoria. Además, la coordinación motriz que se da al nadar hace que se creen nuevas redes neuronales que a la larga pueden reducir el riesgo de deterioro cognitivo.

 

Lea también: