Consejos para un adecuado cepillado de los dientes Consejos para un adecuado cepillado de los dientes

Desde los 6 meses de edad se debe usar cepillo de tamaño adecuado y una crema dental con flúor para la higiene bucal.

En todas las edades, la crema debe usarse en cantidades menores al tamaño de una lenteja, esparciéndola por todas las caras dientes y muelas, eliminando los excesos de crema, pero sin realizar enjuagues abundantes con agua, para favorecer que el flúor haga su efecto tópico, de acuerdo a las recomendaciones básicas que entrega el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia. Además, insiste esta entidad, que se debe evitar ir a dormir con residuos de alimentos en la boca, pues durante los períodos de sueño se reduce la producción de saliva favoreciendo la proliferación de microorganismos que originan enfermedades como la caries.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día. Y la Asociación Dental Americana se refiere a la importancia de limpiar entre los dientes con hilo dental una vez al día, mejor antes del cepillado.  También, diversos organismos de higiene bucal en el mundo coinciden en que el cepillado debe durar al menos dos minutos.

La mejor forma de cepillarse

La Fundación Dental Española informa que varias instituciones “han recomendado diversas técnicas de cepillado: con o sin inclinación, circular, vertical, de la encía al diente, etc., pero ninguna ha demostrado ser mejor que otra. De hecho, tampoco la OMS hace recomendación alguna con respecto a la técnica”. Por eso, lo mejor es dejarse asesorar por el odontólogo quien debe supervisar, mínimo dos veces al año, la salud bucal en cada persona.

En cualquier caso, es indispensable cepillar las superficies externas e internas y la de masticado, sin olvidar la lengua. Agrega esta Fundación que es mejor seguir un orden específico: empezar por un lado y terminar por otro para no desatender ninguna zona.

Cuidado, un buen cepillado o el uso apropiado de la seda dental no radica en la fuerza ni en la presión. La brusquedad puede originar lesiones en las encías.

En general, aunque depende del tipo de cepillo, este debe cambiarse cada dos o tres meses, pues esta herramienta desgastada pierde efectividad.

Le puede interesar: Los dientes dibujan más que una sonrisa