Diabetes e hipertensión: bajo control Diabetes e hipertensión: bajo control

Diabetes e hipertensión: bajo control

Antes de 2 October, 2017 Isabel Vallejo 0


Se trata de dos enfermedades crónicas no transmisibles y principales factores de riesgo cardiovascular. El autocuidado es fundamental.

Asesor Jhon Edward Murillo, Coordinador Operativo Regional Coomeva Emergencia Médica

Tomar medidas de control, tanto dietéticas, higiénicas como físicas, cuando se sufre de hipertensión y diabetes es útil para lograr el control de la presión arterial y el aumento de glucosa en la sangre. Es por esto que Coomeva Medicina Prepagada, enmarcado en su campaña Cuidarte es Quererte, invita a los usuarios y sus familias a incluir en su día a día la actividad física, la buena alimentación y a relajar la mente, con el objetivo de evitar, retrasar y atenuar las complicaciones de estas y otras enfermedades y contribuir así a una mejor calidad de vida. Ver también Cuidado con la diabetes tipo 2 

Es importante tener en cuenta que algunas condiciones que predisponen el desarrollo de estas patologías son la edad, la tradición genética, la raza y el género. Jhon Edward Murillo, coordinador operativo regional Coomeva Emergencia Médica, entrega algunas recomendaciones que tanto el hipertenso diabético, como cualquier persona, deberían practicar en su beneficio. Estas son avaladas por la Organización Mundial de la Salud. Ver también Zoom a la Diabetes

Conocer la cifras del colesterol ayuda a evitar que se acumule en la pared de las arterias, lo que previene que ellas se obstruyan (trombosis) y el riesgo de que ocurran eventos cardiacos o cerebrales.

30 minutos de ejercicio físico al día estimulan el corazón que, como cualquier otro músculo, necesita ser cuidado.

Medidas de cuidado

  1. Revisar los ojos. Para evitar o tratar riesgos oculares deben ser revisados por un oftalmólogo una vez al año.
  2. Preocuparse por los pies. Es importante mantener una buena higiene, una simple herida puede generar grandes complicaciones.
  3. Vivir tranquilo. El estrés supone sobrecarga para el corazón, provocando la elevación de las cifras de presión arterial, la glucosa en la sangre y el riesgo de infarto.
  4. Autocontrol. Todo diabético debe aprender a conocer y controlar su enfermedad, realizando el tratamiento prescrito de la manera correcta.
  5. Controlar las cifras de presión arterial. Es pertinente realizarse chequeos constantes, con el médico de cabecera.
  6. Evitar el exceso de peso. Vigilar de manera periódica el peso, ya que, a menudo, el sobrepeso es un factor de riesgo para la diabetes, lo que puede acompañarse de aumento en la presión arterial.
  7. Mantener una alimentación adecuada. La dieta de un diabético debe ser equilibrada y sana, recomendable para cualquier individuo. La diferencia es que el primero la necesita vincular a su estilo de vida.
  8. Repartir los alimentos a lo largo del día. Lo ideal es comer 6 veces al día sin tener largos periodos de ayuno, así como evitar consumir grandes cantidades de alimentos en una sola ingesta.
  9. Disminuir el consumo de grasas trans. Reducir el contenido de comida chatarra y fritos. Cocinar con grasa vegetal, como el aceite de oliva, girasol o soya, que ayudan a controlar la presión arterial y a elevar los niveles de colesterol bueno.
  10. Reducir el consumo de sal. Su exceso aumenta la presión arterial. La principal fuente de sodio es la sal común pero también se le agrega en cantidades a los alimentos procesados o en paquete.
  11. No fumar. El tabaco aumenta de forma considerable el daño que, sobre los vasos, ejercen la hipertensión y la diabetes, agravando y acelerando de forma muy importante los daños cardiovasculares.
  12. Evitar el consumo de alcohol. Una ingesta excesiva se asocia a mayor incidencia de hipertensión. En el diabético, su consumo se desaconseja por las calorías que aporta. Puede favorecer la aparición de hipoglicemia nocturna.
  13. Hacer ejercicio físico. La práctica diaria logra un descenso de la glucosa en la sangre al ser utilizada por el músculo como fuente de energía. Es beneficioso para disminuir la presión arterial, el colesterol y controlar el peso.

Sin comentarios

Sé el primero en comentar!

Your email address will not be published. Required fields are marked *