El aneurisma se evita con unas arterias sanas y fuertes El aneurisma se evita con unas arterias sanas y fuertes

Algunas de las recomendaciones son no fumar, controlar la presión arterial y los niveles de colesterol en la sangre.

El aneurisma es una dilatación en forma de globo que se produce en las arterias del cerebro, en la aorta, en el ventrículo izquierdo o en vasos sanguíneos de las piernas, la ingle, el cuello, el intestino o el bazo.

Se debe a ciertas enfermedades, traumas o condiciones genéticas, congénitas o heredadas que producen el debilitamiento o el daño de las paredes de las arterias, las cuales al no soportar la presión normal de la sangre al pasar, se dilatan demasiado.

No todos los aneurismas son peligrosos, pero el Instituto del Corazón, los Pulmones y la Sangre explica que al dilatarse mucho la arteria, el aneurisma puede agrandarse y explotar, causando una hemorragia interna que puede producir, incluso, la muerte.

Si el aneurisma se presenta en la superficie corporal se puede detectar con una exploración física al ser una masa palpable y, además, se produce dolor e hinchazón. Si se da en la parte interna del cuerpo o en el cerebro, es asintomático, entonces se detecta con radiografías básicas de tórax o abdomen o con ultrasonido.

Para prevenir el aneurisma, el Instituto del Corazón de Texas refiere que es preciso evitar la aterosclerosis (acumulación de placa de grasa en las arterias), la presión arterial alta, fumar con frecuencia, los traumas (heridas profundas y lesiones) o infecciones de los vasos sanguíneos.

Sin embargo, a veces el aneurisma ocurre por anomalías congénitas (enfermedades de nacimiento), enfermedades heredadas como el Síndrome de Marfan o la presencia de un gen defectuoso.