Entender el difícil diagnóstico de una muerte cerebral Entender el difícil diagnóstico de una muerte cerebral

Este se define como una muerte basada en la ausencia de funciones neurológicas. Esto significa que, como resultado del daño, el aporte de sangre al cerebro queda bloqueado y este muere.

Un trauma en la cabeza por un accidente, caídas, heridas de bala, hemorragias en el cerebro por aneurismas y ataques, sobredosis de medicamentos, ahogo y envenenamiento, entre otros, son algunas de las causas que la pueden ocasionar.

Un médico es quien ejecuta las pruebas requeridas para llegar al diagnóstico. Estas incluyen un examen para determinar si tiene o no reflejos, así como si puede respirar por sí mismo. En la mayoría de los casos, estas se realizan dos veces, con varias horas de intervalo, para asegurar el resultado. Es importante tener en cuenta que, los reflejos espinales, tales como temblores o contracciones musculares, son posibles aun cuando el cerebro está muerto. El Consejo Nacional de Familias Donantes elaboró un documento con revisión médica, para responder a las preguntas más comunes de los familiares de pacientes con este tipo de dictámenes.

  1. ¿Si la persona está muerta, ¿cómo es que su corazón late? Mientras el corazón tenga oxígeno, puede continuar trabajando. El respirador provee oxígeno en cantidad suficiente para mantenerlo vital, sin esta ayuda habría cesado de latir.
  2. ¿Es posible que el paciente esté simplemente en coma? No. Un paciente en coma continúa teniendo actividad cerebral. Después de que el diagnóstico de muerte cerebral es un hecho, no hay posibilidad de recuperación.
  3. ¿Siente algún dolor o sufre quien tiene muerte cerebral? No siente dolor ni sufre de manera alguna.
  4. Después de que la muerte cerebral es declarada, ¿qué sucede? Un profesional conversará con los familiares del paciente sobre ciertas decisiones que deben tomarse, como la de retirar el respirador y la posibilidad de donar algunos de sus órganos o tejidos.

Le puede interesar: Aceptar la muerte como ciclo de la vida