Por más  mujeres que expresen su potencial Por más  mujeres que expresen su potencial

Incentivar que ellas se conviertan en líderes logra un mundo más equitativo que crece en lo social, económico y familiar.

Asesora Claudia María Moreno Gómez
Psicóloga, adscrita a Coomeva Medicina Prepagada

Hay quienes dicen desde la intuición que las mujeres tienen el poder de transformar lo que tocan. Es una afirmación que no está lejos de la realidad. Efectivamente —lo señalan estudios y análisis sociales— a ellas les va muy bien cuando tienen la posibilidad de liderar equipos de trabajo, pues se les da con facilidad aquello de hacer que quienes las acompañan quieran cumplir los objetivos que se proponen.

Mientras que para los hombres es más natural promover espacios colaborativos, el espíritu de las mujeres se caracteriza por su poder de persuasión. Según la psicóloga Claudia María Moreno Gómez, en el liderazgo femenino se destacan un conjunto de habilidades encaminadas a la toma de decisiones, resolución de problemas, delegación de funciones, entre otras, que les permite tener un gran desempeño cuando conquistan escenarios en los que deben liderar.

“Se considera que las mujeres tienen más potencial para la conformación de equipos de trabajo por su calidad humana, el trato personal, capacidades sociales y la facilidad de generar espacios de cooperación profesional y personal”, expresa Moreno Gómez.

Indagaciones de mercado sobre el potencial femenino en posiciones de poder, también establecen que las empresas que abren oportunidades para que ellas ocupen cargos de liderazgo, incrementan la productividad. Un estudio de la firma McKinsey & Company estableció, en 2014, que las compañías en las que tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas superiores, registraron desempeños más altos en todos los aspectos de la eficacia organizacional.

En contraste, la Organización Internacional de Trabajo calcula que, en la actualidad, las mujeres ocupan el 21 % de los cargos directivos en el mundo. Esto ha hecho que se acuñe el término “techo de cristal” y se estudien las barreras invisibles que impiden a las mujeres que lleguen a altas posiciones. No obstante, como lo indica ONU Mujeres: “Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen”.

Promover sus habilidades

Lo anterior hace que más organizaciones aboguen para que haya condiciones de equidad entre hombres y mujeres, y que se potencie la capacidad de dirigir en ellas.

“El liderazgo femenino abre la puerta a la vida laboral de las mujeres. No es solo destacar la importancia de uno sobre otro, sino cómo se generan espacios de cooperación en los que se afinan los objetivos de una colectividad y se unen esfuerzos en pro del bienestar colectivo y no de unos sectores específicos. La cooperación y el trabajo de equipo son herramientas que hoy en día describen a las sociedades en las que la igualdad hace parte de su discurso social”, agrega la sicóloga.

De acuerdo con su experiencia, los principios de equidad se pueden fortalecer gracias a que el camino sobre su importancia está abonado en todas las esferas sociales y está llevando a diferentes reflexiones.Así mismo, las mujeres pueden realizar acciones para canalizar y potenciar sus capacidades de liderar, sobre todo, centrándose en el componente emocional.

“Las habilidades de las mujeres en la sociabilidad, por la capacidad de expresar sentimientos, no se pueden confundir con la falta de objetividad al momento de precisar algunas actividades concretas y que afecten el desarrollo del trabajo de equipo. Por lo que es importante aprender a canalizar los componentes que pueden ser sensibles frente a una toma de decisiones y aprender a fortalecer estados emocionales que lleven al equilibrio emocional”, explica la profesional.

Bien utilizado este componente relacionado con la inteligencia emocional y tras aprovechar la generación de espacios de equidad para que las mujeres puedan participar en igualdad de condiciones que los hombres en la vida laboral y social, el mundo estará más listo para que usen su poder de transformación, por el bien de todos.

Las fortalezas de una mujer líder están relacionadas con poner en acción la inteligencia emocional, un asunto que cobra importancia en la selección de talento humano.

76 % aumentarían los ingresos de las mujeres si se supera la brecha de participación en empleo, según ONU Mujeres.

LIDERAZGO-FEMENINO-FOTO-SECUNDARIA

Potenciar su propia capacidad de liderazgo

La psicóloga Claudia Moreno asegura que, en función de sus habilidades, estas pautas pueden fomentarlo:

  • Planear pequeños logros para maximizar los más ambiciosos.
  • Observar las capacidades de los integrantes del equipo para que las debilidades de unos puedan ser fortalezas de otros y se compensen los talentos.
  • Evitar subvalorar el esfuerzo y maximizar el recurso.
  • Aprovechar la inteligencia emocional para el logro de la asertividad y de canales de comunicación más fluidos con los compañeros de un equipo.
  • Aprender a tomar decisiones más rápidas y precisas, según la necesidad.
  • Saber generar un espacio en el que se participe por convicción, en sana competencia, sin egoísmo, maltrato o desprestigio para algunas de las personas.

Le puede interesar: Mujeres multitarea o ese afán de hacerlo todo