Usar el repelente de la manera adecuada Usar el repelente de la manera adecuada

El repelente de insectos puede ser el mejor aliado durante todo el año, especialmente en la época de vacaciones. 

Tomar las precauciones debidas a la hora de usarlo puede evitar molestias posteriores causadas por los mosquitos como picaduras, picazón, dolor y hasta la transmisión de enfermedades como el dengue, el paludismo, entre otras. A continuación algunas recomendaciones dadas por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos y La Academia Americana de Pediatría.

  • Escoger el repelente adecuado. En el mercado hay una variedad de productos, pero no todos sirven para mantener bajo control a toda clase de insectos. Para saber cuál escoger, es necesario revisar la etiqueta y fijarse en el pesticida activo.
  • Seguir las instrucciones del fabricante. La etiqueta indica la cantidad y la frecuencia de la aplicación para que resulte más efectiva, así como sus posibles contraindicaciones. Muchos productos especifican que se pueden aplicar sobre la ropa y no directamente sobre la piel.
  • Si se usa en combinación con otro producto, revisar el orden correcto. Si se va a estar a la intemperie y al sol, entonces seguramente necesitará usar un protector solar y un repelente. La recomendación es aplicar primero el antisolar y luego el repelente. Una de las razones para usarlos por separado es que el protector solar debe aplicarse con más frecuencia.
  • Cuidado con ciertas partes del cuerpo. Cubrir con cuidado todas las áreas expuestas ya que los insectos, especialmente los mosquitos, encuentran facilidad en las partes descuidadas. Evitar que el producto entre en los ojos y en la parte interna de la mucosa de la nariz. Tampoco aplicar sobre heridas, cortaduras o piel irritada.
  • Tener cuidado especial con los niños. Los menores de 3 años no deben usar productos que contengan aceite de eucalipto de limón. Si se usa repelente en aerosol y se va a aplicar a un niño, evitar que le caiga en los ojos. Nunca aplicar repelente en las manos de los pequeños, ya que ellos se las llevan fácilmente a los ojos.

Volver a aplicar en caso necesario. Especialmente si está sudando mucho, se entra y sale de la piscina o si los insectos vuelven a molestar.


Sin comentarios

Sé el primero en comentar!

Your email address will not be published. Required fields are marked *