Salivar para digerir mejor Salivar para digerir mejor

La saliva es un líquido claro que se fabrica en la boca de manera permanente. Está formada, sobre todo, de agua y de unas cuantas sustancias químicas.

Las glándulas salivales, que se encuentran al interior de cada mejilla, son las que producen alrededor de 1 a 2 litros de este líquido cada día. Entre sus funciones están:

  • Humedecer los alimentos y hacer que su digestión sea más fácil. Sin la saliva, ese sánduche de queso fundido sería seco y difícil de digerir.
  • Ayudar a la lengua a que pueda sentir los gustos. Una lengua seca no puede decir qué gusto tienen las cosas, necesita de la saliva para mantenerse humedecida.
  • Descomponer los alimentos antes que estos lleguen al estómago. Esto lo hace con la ayuda de las enzimas, unas sustancias químicas que se encuentran en ella.
  • Limpiar el interior de la boca y enjuagar los dientes para mantenerlos limpios. No hay que olvidar, sin embargo, que es fundamental complementar este beneficio, con el uso de cepillo de dientes y seda dental de forma regular.
  • La mayoría de niños en edad escolar tienen justo la cantidad adecuada de saliva. A veces una persona puede no tener suficiente, pero esto es resultado del consumo de ciertos medicamentos o tratamientos, resultado de algunas clases de enfermedades, o por la edad avanzada.

Le puede interesar: Cuando no es posible llorar ni salivar

 


Sin comentarios

Sé el primero en comentar!

Your email address will not be published. Required fields are marked *