Una educación que nace desde el ejemplo Una educación que nace desde el ejemplo

La Academia Americana de Pediatría (AAP) les da a los padres o acudientes cuatro prácticas en disciplina desde un lenguaje positivo.

  1. Sea ejemplo. Enséñeles a los niños la diferencia entre lo bueno y lo malo con palabras y acciones calmadas. Sea coherente entre lo que dice y hace.
  2. Ponga límites. Aplique reglas que sean claras y que los pequeños puedan seguir. Cerciórese de explicarles estas normas en los términos apropiados para su edad.
  3. Escuche bien lo que dicen. Esté atento a lo que los niños expresan. Déjelos que terminen sus argumentos antes de ayudarlos a resolver los problemas.
  4. Reorienta el mal comportamiento. Algunas veces, los menores tienen conductas erradas porque están aburridos y no saben qué otro camino tomar. Es importante mostrarles otras alternativas de acción frente a una situación específica.

Tenga en cuenta

La AAP aconseja a los papás no educar usando los golpes, pues en lugar de enseñarles responsabilidad y autocontrol, estos aumentan la agresividad y la ira en los niños.

Le puede interesar: Niños más conscientes de sus actos