Uso de anestesia para que una intervención médica no duela Uso de anestesia para que una intervención médica no duela

Los anestésicos disminuyen o evitan que una persona que va a someterse a una intervención quirúrgica sienta dolor.

El portal MedlinePlus enumera los tres tipos principales de anestésicos:

  • Local: adormece solo una pequeña parte del cuerpo (por ejemplo, una mano o un área de la piel). Según el tamaño del área, se administra como inyección, aerosol o ungüento. La persona puede estar despierta, sedada o dormida y suele usarse para intervenciones quirúrgicas menores y procedimientos en pacientes que llegan para someterse a una operación y se pueden ir a sus hogares el mismo día.
  • Regional: el medicamento se inyecta cerca de un grupo de nervios y adormece una extensa área del cuerpo (como desde la cintura hacia abajo).
  • General: su objetivo es dejar a la persona completamente inconsciente y mantenerla en este estado durante la cirugía, sin sensaciones, sentimientos de dolor, conciencia, movimiento o memoria de la cirugía. Se puede administrar a través de una vía intravenosa (que requiere la inserción de una aguja en una vena, generalmente del brazo) o mediante la inhalación de gases o vapores.

El tipo de anestesia que el médico decida utilizar, entonces, depende de muchos factores como la edad y el peso; el tipo y el área de la intervención quirúrgica, y el cuadro clínico de cada persona.

Tenga en cuenta
Náuseas o vómitos, escalofríos o temblores y dolor de garganta (si se usó un tubo para ayudar con la respiración), así como desorientación y un poco de confusión, son algunos de los efectos secundarios de la anestesia.