5 cosas que debe saber sobre el herpes labial 5 cosas que debe saber sobre el herpes labial

5 cosas que debe saber sobre el herpes labial

Autocuidado 11 Octubre, 2017 Isabel Vallejo


Según cifras de la OMS, se estima que en el mundo hay 3.700 millones de personas menores de 50 años infectadas con el virus. Aunque no es una condición grave, sí necesita cuidados.

  1. El herpes labial y el genital son diferentes

Existen dos tipos de virus de fuegos simple: el tipo 1, que se transmite por el contacto boca a boca y causa herpes labial que produce los fuegos, como son conocidos comúnmente; y el tipo 2, que se transmite sexualmente y causa herpes genital. Según la misma organización, son aproximadamente 417 millones de personas, de 15 a 49 años de edad, las afectadas por este último.

  1. No siempre presenta síntomas

Muchas de las personas infectadas con el virus tipo 1 no saben que lo están porque no presentan ningún síntoma. Sin embargo, la manifestación más frecuente son pequeñas úlceras que se forman en los labios o la zona bucal y que después de la primera aparición, pueden resurgir.

  1. Los medicamentos ayudan los síntomas, pero no curan la infección

Las drogas antivíricas, generalmente tratamientos tópicos, son eficaces para tratar la intensidad y frecuencia de los fuegos. Sin embargo, estos no curan la infección, la cual dura toda la vida. En el proceso regular, las úlceras desaparecen por sí solas después de pocos días.

  1. La transmisión del virus no solamente se da cuando hay síntomas

Aunque el tiempo más contagioso es cuando se presentan úlceras, el virus también puede transmitirse cuando no las hay. Durante los episodios sintomáticos es muy importante no tener contacto bucal con las personas infectadas y no utilizar objetos que interactúen con la saliva de otros.

  1. Existen algunos factores que pueden incidir en las recaídas

La reaparición de los fuegos es impredecible y varía de persona a persona. No obstante, algunas condiciones favorecen su aparición, como la exposición prolongada al sol, la fiebre, el estrés, las enfermedades agudas, el periodo menstrual, entre otros.

Ver también Cuídese de las infecciones transmitidas por los besos