Aprendizajes que se integran en las artes marciales Aprendizajes que se integran en las artes marciales

Además de ser una alternativa a los deportes tradicionales, estas disciplinas pueden traer beneficios a los más pequeños gracias a su enfoque que combina lo físico, mental, social y espiritual.

Asesores:Arturo Muñoz Osorio
Instructor y cinturón negro octavo DAN de la Federación Mundial de Taekwondo
Humberto Martínez
Instructor de taekwondo de la Universidad de Antioquia

Promover la salud física y mental, el autocontrol, la perseverancia y el desarrollo de la personalidad son algunos de los beneficios que tienen las artes marciales en los niños y jóvenes. Y es que, contrario a lo que se puede creer, los deportes de contacto no fomentan la violencia, la agresividad o el mal caracter. Todo depende de la escuela o el dojo donde se aprenda, del fin con que se practiquen estos ejercicios y del maestro que acompañe el proceso.

De acuerdo con la Clínica Mayo, puede ser incluso una forma de reducir el estrés y la ansiedad, al mismo tiempo que se beneficia la flexibilidad, la fortaleza y el equilibrio corporal. En definitiva, independiente de la disciplina que se practique, porque son muchas, el objetivo es educar, mejorar físicamente y socializar.

“Es importante mostrar otras alternativas diferentes al baloncesto, al fútbol y al voleibol, que también son deportes importantes. Sin embargo, los jóvenes de ahora están ávidos de encontrar otras disciplinas diferentes”, dice Humberto Martínez, instructor de taekwondo de la Universidad de Antioquia.

Por su parte, Arturo Muñoz Osorio, cinturón negro octavo DAN y maestro de la Federación Mundial de Taekwondo, explica que a partir de los tres años ya un niño puede iniciarse en la disciplina, en la que, además de lo físico, se inculcan valores catalogados como “las puertas del éxito”: cortesía, integridad, perseverancia, honor, autocontrol y espíritu indomable, que son vitales para desarrollar cualquiera de estos deportes.

Enseguida, tres de los más populares, que son una buena alternativa para iniciar a niños y jóvenes en la disciplina.

Taekwondo

Deporte surgido en Corea del Sur que estimula la confianza y la seguridad en sí mismo. Según el maestro Muñoz Osorio, lo que se busca en primer lugar es que el alumno venza sus miedos, pues se considera que esa es la principal causa de no lograr el éxito. Por eso se recomienda su práctica a niños tímidos o con problemas de autoestima. Se basa en la práctica y el aprendizaje de patrones y formas básicas como patear, bloquear y golpear, habilidades que aumentan la coordinación, la flexibilidad, el equilibrio y la agudeza mental.

TaiChi

Un arte marcial que se origina en China y ayuda a la relajación y reducción del estrés y la ansiedad. Se caracteriza por sus movimientos lentos y rutinas pausadas que acompañan la respiración. Puede aliviar las cargas mentales, mejorar el estado de ánimo y ayudar en casos de depresión. Partiendo de esa calma, los niños y jóvenes aprenden a manejar mejor sus emociones, controlar sus impulsos y pensar de forma más clara.

Karate

Una disciplina que nace en Japón y que combina el desarrollo físico, la búsqueda de beneficios mentales y espirituales, y la técnica de combate a través de su entrenamiento. Se considera también una actividad educativa, ya que orienta al desarrollo de la personalidad, la habilidad y la destreza física. Además, es un sistema de defensa personal efectivo y práctico. Por sus características, puede ser atractivo para los niños con mucha energía dado que se puede presentar como un juego instructivo y fortalecer sus habilidades psicomotoras.

Explore posibilidades

Otras como el kung-fu, el judo, el aikido, el jiu-jitsu e incluso de origen occidental como la capoeira o el kick boxing son alternativas que también puede mostrarle a su hijo. El abanico de artes marciales es amplio y seguramente podrá encontrar la que mejor se adapte a las necesidades individuales.