Atención cuando los gases se salen de lo normal Atención cuando los gases se salen de lo normal

Por la forma de comer, por su dieta o por bacterias en el sistema digestivo; los gases en el cuerpo son una reacción común y por lo general no representan una amenaza. Le explicamos en qué casos pueden ser una complicación.

Dice el sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. que la mayoría de personas expulsa gases entre 13 y 21 veces al día, bien sea en forma de eructos o de flatulencias. Es una reacción normal del cuerpo que se origina por el aire que se traga al comer o por los gases que expelen las bacterias que habitan en el intestino grueso.

Según el Colegio Americano de Gastroenterología (ACG, por sus siglas en inglés), también hay ciertos alimentos que pueden resultar difíciles de digerir para algunas personas, por lo que pueden transitar parcialmente digeridos desde el intestino delgado al colon y, en ese proceso, producir gases. Fríjoles, habas y lentejas son algunos alimentos que contienen oligosacáridos, un grupo de moléculas especialmente difíciles de digerir.

Los edulcorantes como la fructosa y el sorbitol; y la lactosa son otros componentes que representan un problema para las personas sensibles.Además de la alimentación, los altos niveles de estrés son factores que exacerban la producción de gases en el organismo, de acuerdo con el ACG.

¿Cuándo acudir al médico?

Desde el ACG explican que los gases, por sí mismos, no son preocupantes ni indican la aparición de ninguna enfermedad grave. No obstante, “valdría la pena acudir al médico cuando los síntomas son muy molestos y hay otros síntomas relacionados, por los cuales sería provechoso realizar más exámenes o administrar tratamiento”.

Según la entidad, el dolor abdominal, el vómito, la diarrea, el estreñimiento, la pérdida de peso, el sangrado del tracto gastrointestinal y la acidez estomacal, son algunas de las señales con las que debe tener cuidado.

Si lo que quiere es disminuir la cantidad de gases que se expulsa al día, siga estos consejos:

  • Tomar mucha agua y bebidas sin gas
  • Comer más despacio, para no tragar tanto aire al comer
  • Evitar productos lácteos si tiene intolerancia a la lactosa
  • Evitar alimentos de mala digestión como coles de Bruselas, nabos, colza o canola, mostaza y col.
  • Evitar bebidas, caramelos, goma de mascar o refrescante del aliento que contenga sorbitol y fructosa añadida.

Puede leer: Reconozca en usted o en su hijo la intolerancia a la lactosa