Ayudas para la digestión en tiempos de confinamiento Ayudas para la digestión en tiempos de confinamiento

Si demasiada quietud y mala alimentación le han cambiado los hábitos intestinales y le genera molestias en su digestión, es hora de tomar acción.

De acuerdo con una corriente japonesa, en estos tiempos de poco gasto calórico y mayor sedentarismo, es conveniente reducir el consumo de alimentos a un 80 % de lo habitual, es decir, comer un poco menos de lo que estamos acostumbrados, para no recargar el organismo. Lo que ratifica una investigación publicada en la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology, que indica que reducir por lo menos 300 calorías diarias puede impactar positivamente su salud. En la reseña en el blog de la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, se indica que esta pequeña reducción, al alcance de todos, puede mejorar los indicadores de colesterol, la presión arterial y la inflamación.

Por otra parte, el aire que respira o que entra durante la ingesta de alimentos es responsable, parcialmente, de los molestos gases. Otra causa proviene del proceso de fermentación de algunos tipos de carbohidratos. En muchas ocasiones, demasiado gas atrapado, puede ser la causa de que se sienta el abdomen distendido.  Para aliviar los molestos síntomas se puede acudir a infusiones con anís, pero la actividad física regular también es importante para evitar los síntomas asociados a condiciones como el síndrome de colon irritable.

El consumo habitual de frutas y legumbres, así como de probióticos (microorganismos vivos), puede ayudar a reforzar el crecimiento de microorganismos adecuados para el buen funcionamiento de su intestino. De acuerdo con la información de la clínica Cleveland, en Estados Unidos, esto se puede conseguir con alimentos fermentados como el yogurt (ojalá natural sin azúcar), los pepinos encurtidos o bebidas como el kombucha o el kefir, que incluso se pueden preparar en casa.

También le puede interesar: anotar lo que come le ayuda a enfrentar el colon irritable