Celebre el Día Mundial del Corazón con buenos hábitos Celebre el Día Mundial del Corazón con buenos hábitos

Una fecha ideal para promover estilos de vida saludables y mantener a raya las enfermedades cardiovasculares, que son la causa de muerte número uno en el mundo.

Este 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, una fecha en la que se busca crear conciencia sobre los entornos saludables y su importancia en la reducción de los factores de riesgo asociados a las enfermedades cardiovasculares.

De acuerdo con los datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las afecciones relacionadas al corazón representan “la primera causa de muerte en el mundo, y en la mayoría de los países de la región de las Américas,  causan 1.6 millones de muertes al año, el 30 % de ellas prematuras en personas de 30 a 69 años”.

Por su parte, la Sociedad Española de Cardiología explica que estos padecimientos se pueden desencadenar a raíz de otras condiciones como el tabaquismo, la diabetes, la presión arterial alta, la obesidad o hasta la contaminación del aire.

Según la OPS, un gran porcentaje de esas muertes podría evitarse simplemente promoviendo estilos de vida más saludables. Desde la Federación Mundial del Corazón explican que esto se logra fortaleciendo tres pilares fundamentales: comer más alimentos frescos y naturales, mantenerse libre de humo de tabaco y promover la realización de actividad física.

Así será posible reducir para 2025 en un 25 % la mortalidad prematura en enfermedades de este tipo, cumpliendo uno de los objetivos del Plan Mundial de Prevención y Control  de Enfermedades No Transmisibles.

Por esto, y para conmemorar este día, presentamos algunos consejos de la Federación Mundial del Corazón para fomentar los hábitos de vida saludables:

  • En lo posible, comer cinco porciones de fruta y vegetales al día; ya sean frescos, congelados, enlatados o deshidratados.
  • Limitar el consumo de alimentos procesados y envasados, dado que suelen tener un alto contenido de sal, azúcar y grasa.
  • Intentar realizar al menos 30 minutos de actividad física moderada o intensa 5 veces a la semana, aunque sea jugar, caminar o bailar. Todas las actividades cuentan.
  • Dejar de fumar (o no empezar a hacerlo). Así mejorará la salud propia y la de otras personas del entorno.
  • Mantener bajo control el estrés negativo e incentivar pausas en medio de la actividad, al meditar, respirar o escuchar música.
  • Incentivar la comunicación asertiva y conservar los vínculos sociales de calidad.