Cómo lograr un bronceado saludable Cómo lograr un bronceado saludable

Si eligió un destino de sol para estas vacaciones tenga especial cuidado con su piel, pues en esta temporada es cuando más se deshidrata y tiene mayores riesgos de quemaduras o infecciones.

Exponerse al sol tiene ciertos beneficios para la salud, especialmente para la de los huesos, sin embargo, cuando nos exponemos más de lo necesario es riesgoso. Manchas, resequedad, envejecimiento y hasta cáncer de piel son algunas de las posibles consecuencias. Por eso preparamos estos consejos para que aproveche los días de sol de manera saludable:

  1. Prepare la piel para recibir el sol hidratándola antes, durante y después de la exposición.
  2. Use prendas frescas y que a su vez lo protejan. Faldas largas, blusones que cubran los hombros, sombreros y gafas son fundamentales para evitar quemaduras.
  3. Aplique en rostro y cuerpo un antisolar con pantalla solar (UVA y UVB) y que sea resistente al agua. La clave está en aplicarse el protector varias veces al día.
  4. Evite el sol cuando caiga de manera perpendicular sobre usted. Las mejores horas para hacerlo son antes de las 10 de la mañana y después de las 4 de la tarde. Lo recomendado es recibir el sol de forma gradual, evitando la exposición por largos periodos de tiempo.
  5. Tenga en cuenta su fototipo de piel (color o nivel de pigmento) que determina qué tanta protección natural tiene contra la exposición solar directa. Entre más clara sea la piel menos resistente será a la radiación por lo que necesitará un factor de protección solar (FPS) más alto.