¿Cómo sobrevivir a un vuelo largo? ¿Cómo sobrevivir a un vuelo largo?

¿Cómo sobrevivir a un vuelo largo?

Armonía en salud 26 June, 2017 Isabel Vallejo


Estar por más de 10 horas en un avión es una tarea difícil tanto para el cuerpo como para la mente, por eso es prudente tomar algunas precauciones.

Por un lado está la comodidad, pues permanecer tantas horas en un espacio tan reducido, con sillas poco amplias y sin mucha movilidad, no es una experiencia placentera. También están los miedos y angustias; el desajuste horario o jet lag, y los posibles efectos físicos sobre el cuerpo. Por eso le ofrecemos esta serie de consejos que pueden hacer más llevadero el viaje.

1. Aunque suene muy elemental, lo primero es llegar con buen tiempo al aeropuerto para evitar cualquier complicación y tener la oportunidad de elegir el mejor asiento, si no lo ha hecho virtualmente. Una de las mejores opciones son las sillas de emergencia pues tienen mayor espacio para las piernas. Otra alternativa son las del pasillo, ya que permiten mayor movilidad.

2. Dentro del avión las condiciones hacen que la humedad se reduzca, por lo que es importante mantenerse hidratado. Cargar consigo un par de botellas de agua es una buena idea para no depender del personal del vuelo, asimismo se recomienda evitar el alcohol, las bebidas con cafeína o estimulantes que pueden deshidratar más o generar ansiedad. La piel también se puede resecar, por lo que puede llevar consigo una crema humectante que le ayude a repararla.

3. Tantas horas de quietud no son buenas para el organismo. De hecho, aunque la mayoría de personas puede soportarlas, existe riesgo de que se dé una trombosis venosa profunda por la lenta circulación de la sangre. Por esto, según el portal MedlinePlus es importante levantarse periódicamente y realizar estiramientos, caminar por el avión y mientras está sentado mover las piernas. Si tiene mayores factores de riesgo, puede ayudarle usar medias de descanso o tomar anticoagulantes recetados previamente.

4. Una almohada inflable ayuda a conciliar más fácil el sueño y evitar malas posiciones y dolores en cuello y vértebras cervicales.

5. Intente ajustarse desde antes al cambio horario del lugar de destino. Puede ajustar la hora de su reloj e intentar dormir por momentos estratégicos, acomodándose a los tiempos del avión que ajustan luces y alimentación con este propósito.

6. Por último, un buen libro y un reproductor de música lo ayudarán a entretenerse, calmar la ansiedad y sentir que el tiempo pasa más rápido.