Cuando estar ocupado se convierte en una enfermedad Cuando estar ocupado se convierte en una enfermedad

Olvidarse de las cosas, no disfrutar los momentos de descanso por estar pensando en el trabajo o seguir aplazando esa salida pendiente con los amigos, son señales de lo que se ha denominado, el síndrome de la vida ocupada o busy life. 

Hablamos de un padecimiento que se presenta principalmente en la población jóven y que se caracteriza por desencadenar en quienes lo sufren estrés, pérdida de memoria y falta de concentración. De acuerdo con un estudio publicado por CPA Research, entre más estímulos y presiones externas tenga la persona es más probable que empiecen a aparecer los síntomas.

La tecnología, el uso de teléfonos inteligentes y redes sociales, sumada a la alta exposición a los medios, la televisión o internet, llevan a una hiperconexión por la que las personas terminan recibiendo demasiada información, reduciendo los momentos de descanso mental y sobreestimulando su cerebro.

Prevenir el síndrome está en cada persona, indican los especialistas del estudio en cuestión. La clave es reducir esa hiperconectividad y buscar soluciones a las presiones laborales o familiares que potencian los síntomas.

 

Lea también: 

Frene a tiempo el estrés laboral que deteriora su salud

Hombres y mujeres enfrentan diferente el estrés

Salud ocupacional, bienestar en el trabajo