Cuide de los dientes de sus hijos Cuide de los dientes de sus hijos

Asesora: Johanna Chavarriaga Rosero
Especialista en Odontopediatra

Gran parte de la salud bucal de un adulto también corresponde a los cuidados que haya tenido desde la primera infancia. Los primeros dos años y medio de la vida de un niño pueden representar una importancia crucial para su dentadura definitiva. Por eso, este es un lapso de tiempo que los especialistas llaman como el “intervalo de oro”.

Johanna Chavarriaga Rosero, especialista en odontopediatría de la Universidad Javeriana y miembro de la Academia Colombiana de Odontología Pediátrica, indica que ese período de tiempo mencionado “es una fase de plasticidad que se extiende desde la concepción hasta los dos años, donde se presentan muchos cambios ante estímulos como el tipo de alimentación o el estilo de vida”.

Por lo tanto, es fundamental enseñar a los padres y cuidadores a evaluar constantemente la salud bucal de los niños desde que nacen y una forma recomendada es mediante la técnica Lift the lip (levanta el labios), una estrategia de evaluación oral que permite valorar el estado en que se encuentran los primeros grupos de dientes que erupcionan. Así es posible identificar signos de caries u otros problemas como abscesos, lesiones, dientes de más o faltantes.

Chavarriaga explica que las caries suelen comenzar con una mancha blanca, que por lo general aparece muy cerca a la encía. Ese es el primer indicio de que el diente está perdiendo minerales y se hace poroso. Una evaluación mensual por parte de los padres, los puede ayudar a identificar cambios y actuar a tiempo.

“Está comprobado que los dientes permanentes pueden afectarse cuando se presentan procesos infecciosos en la dentadura de los niños. También cuando hay traumas o golpes en los dientes temporales también llamados dientes de leche, dado que sirven de guía para los permanentes”, señala la especialista.

Siempre Usar crema

Aunque las cantidades claramente deben ser mucho menores, la crema o pasta de dientes siempre se debe usar en el cepillado de los niños desde que erupciona el primer diente. Chavarriaga recomienda que se utilice crema dental con flúor de por lo menos 1.000 ppm (partes por millón), mínimo dos veces al día, ya que lo ideal son tres.

“Desde que sale el primer diente hasta que ajustan los primeros ocho del frente, se debe usar la cantidad similar a medio grano de arroz y cuando ya tienen los dientes completos, del tamaño de una lenteja”, indica la odontopediatra.

Según la Organización Mundial de la Salud, un niño menor de dos años no debe consumir azúcares y se recomienda la lactancia materna mínimo hasta que cumpla dos años. La invitación es a que los padres, desde un principio, se familiaricen con el estado natural de la boca del bebé para identificar anomalías más fácilmente. Además, es clave visitar al odontopediatra antes de que el pequeño cumpla su primer año.

Una sencilla técnica al alcance de todos

  • Lift the lip, que en español significa levanta el labio, ayuda a los padres en casa a revisar la evolución de la dentadura.
  • Las caries y otras enfermedades se dan en las superficies de los dientes, por ello hay que observarlos con frecuencia para ver cambios.
  • Manchas blancas opacas cerca a la encía son indicador de deterioro. Si no se atienden pueden aparecer manchas cafés.
  • Las caries, traumas, fracturas y otras enfermedades  en los dientes  temporales pueden dejar secuelas  permanentes.