¿De dónde llegan las ideas originales? ¿De dónde llegan las ideas originales?

En ocasiones, ser creativo puede ser todo un reto.

A lo mejor, muchas veces se ha encontrado en su escritorio esperando a que le llegue la inspiración o algún pensamiento novedoso que le haga exclamar “¡Eureka!”. Son varios los escenarios que exigen ideas originales y disruptivas, como distintos campos laborales, en la academia e incluso en la vida cotidiana.

En una época como esta, colmada de información, generar ideas vanguardistas, sorprendentes y excepcionales es menos sencillo de lo que parece. Jesús Alcoba, asesor motivacional y máster en Psicología, menciona en una entrevista para la agencia EFE Salud que, “la información es abrumadoramente uniforme, lo que hace difícil salirse del patrón. Una de las formas de explicar la originalidad es definirla como un pensamiento estadísticamente infrecuente”.

Para romper los moldes, el experto aconseja tres acciones: reinventar, sorprender y curiosear. Lo primero implica inspirarse en lo que funcionó alguna vez en el pasado y darle la vuelta. Para lo segundo, hay que preguntarse por ¿qué es lo inesperado? ¿Qué no encaja aquí? Lo último se trata de alimentar la curiosidad, buscar referentes en diferentes lecturas y lenguajes audiovisuales, recurrir a los juegos y pistas, no quedarse con lo más obvio.

Lea también: Llamado a crear y plasmar las ideas