El chupo, un aliado para el bienestar de su bebé El chupo, un aliado para el bienestar de su bebé

Por naturaleza los más pequeños sienten calma al chuparse las manos o el dedo pulgar. Una alternativa para estimular esta sensación es el uso del chupo.

Es normal que los pequeños creen la necesidad de succionar después de lactar o tomar su biberón porque dicha acción les brinda mayor tranquilidad. Lo importante es saber cuál es el momento adecuado para ofrecerles el chupo y evitar que este se convierta en un sustituto de las comidas o en un elemento de conveniencia para los padres quienes, en ocasiones, lo implementan para manejar episodios de llanto incontrolables.

El portal web Healthy Children de la Academia Americana de Pediatría brinda algunos consejos para elegir y usar adecuadamente el chupo en la crianza de su bebé:

  • Evite aplicar miel, azúcar u otras sustancias dulces para alentar al pequeño a usar el chupo, lo ideal es no obligarlo.
  • Los chupos varían sus tamaños y formas, opte por uno que tenga la base más ancha que la boca de su hijo.
  • Limpie la pieza periódicamente, de manera que pueda hervirla antes del siguiente uso, esto evitará que el bebé quede expuesto a infecciones.
  • Entre los seis meses y 1 año es el lapso recomendado para abandonar el chupo. Su uso después de los 2 años puede causar problemas dentales.

Lea también: Precaución con el azúcar en la alimentación para bebés