El “ojo perezoso” puede corregirse El “ojo perezoso” puede corregirse

El “ojo perezoso” puede corregirse

Armonía en salud 3 Septiembre, 2016 Isabel Vallejo


En la niñez es más fácil tratar una ambliopía, término clínico conocido popularmente como “ojo perezoso”, refiriéndose este a un tipo de discapacidad visual marcado por una visión débil de uno o ambos ojos debido a un problema ocular.

Un defecto originado a causa de la desconexión entre el cerebro y los órganos visuales, apareciendo generalmente en los primeros años de vida. Diferentes exámenes oftálmicos permiten detectar la enfermedad a una edad precoz, corrigiéndose con el uso de gafas o vendaje (parche). Además, está la opción de operarse.

Según el Instituto Nacional del Ojo de Estados Unidos, esta es la causa más común de impedimento visual en la etapa infantil. Una condición que afecta aproximadamente de 2 a 3 de cada 100 niños. De no ser tratada a tiempo, la ambliopía usualmente continúa en la adultez, requiriendo de otro tipo de intervenciones especializadas para su cura.

Estudios realizados por el Grupo de Investigación de Enfermedades Oculares Pediátricas, en Estados Unidos, recomiendan a los padres de familia que sometan a sus hijos menores de 5 años de edad a exámenes de la vista para detectar a tiempo otros posibles problemas de visión como cataratas, estrabismo, miopía o astigmatismo y así recuperar la visión que es cercana a lo normal. Los tratamientos tardíos pueden causar problemas de visión permanentes.

Síntomas de la afección:

  • Ojos que se voltean hacia adentro o afuera.
  • Ojos descoordinados.
  • Incapacidad para juzgar la profundidad correctamente.
  • Visión deficiente en un ojo.

La visión es uno de los sentidos más significativos del hombre, pues es la ventana al universo exterior.