El vómito como mecanismo de protección El vómito como mecanismo de protección

Las náuseas y el vómito aparecen principalmente como un mecanismo protector para expulsar alguna sustancia nociva ingerida.

Sin embargo, también puede ocurrir debido a otras afecciones infecciosas o inflamatorias del organismo que no se relacionan con ese tipo de ingesta.  El Colegio Americano de Gastroenterología, indica las causas comunes para sentir náusea y vómito:

  • Medicamentos. Algunos fármacos, como los de quimioterapia para cáncer y las sustancias anestésicas son especialmente conocidos por provocar náusea y vómito.
  • Infecciones del tracto gastrointestinal, que pueden ser producto de virus o bacterias. Están las infecciones de la vesícula biliar (colecistitis), apendicitis, hepatitis viral y diverticulitis.
  • Infecciones fuera del tracto gastrointestinal, tales como neumonía, afectaciones de la vejiga o riñón, meningitis y de oídos.
  • Toxinas bacterianas en los alimentos (intoxicación alimentaria).
  • Embarazo.
  • Mareo por movimiento.
  • Intoxicación alcohólica.
  • Inflamación de los órganos abdominales, por ejemplo, pancreatitis, enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.
  • Migraña o jaqueca.
  • Otros trastornos cerebrales y del sistema nervioso, entre ellos, tumores del cerebro, convulsiones, traumatismos cerebrales y esclerosis múltiple.
  • Insuficiencia renal. Trastornos psiquiátricos, como ansiedad, anorexia nerviosa y bulimia.
  • Dolor físico o emocional.

La recomendación es evaluar y tratar las consecuencias nocivas de la náusea y del vómito, tales como deshidratación o alteración de los niveles de las sustancias químicas de la sangre (desequilibrio de electrolitos). Luego, investigar las causas y, si esto no fuera posible, iniciar un tratamiento.

Le puede interesar: Dificultades al deglutir