Es posible decirle No al cigarrillo Es posible decirle No al cigarrillo

Es posible decirle No al cigarrillo

CON TU CUERPO 11 Diciembre, 2015 María Alejandra Tavera


Fumar se ha convertido en una epidemia que afecta principalmente a jóvenes, que buscan salir de la rutina, escapar de sus problemas, sentirse adultos o seguir a sus padres, amigos o conocidos. Según la Organización Mundial de la Salud se estima que cerca de nueve de cada diez fumadores empezaron a fumar antes de los 18 años y el 99 % lo hizo antes de cumplir los 26. Lo que indica que las campañas masivas de comunicación y esfuerzos de entidades educativas y gobiernos deben ir en su mayoría dirigidos a ellos.

El cigarrillo pone en peligro la salud, el bienestar y la vida de quien lo fuma, además de afectar a quienes lo rodean. La nicotina, su principal componente, es adictiva, llega rápidamente al cerebro y puede dañar el corazón, los pulmones, las arterias y el estómago, entre otros.

Es una adicción que puede abandonarse y que de inmediato traerá beneficios para su salud, entre ellos: 

-Sentirá más energía.

-Tendrá menos tos.

-Su boca, pelo, manos y ropa no olerán a cigarrillo.

-Podrá quitar el color amarillo de sus manos y dientes.

-Mejorará si capacidad para respirar mejor.

-Prevendrá enfermedades como bronquitis y resfriados.

-Evitará sufrir por esa causa de cáncer laringe o pulmón, estas enfermedades pueden ser mortales.

-Alargará su expectativa de vida.

Es probable que usted ya conozca los beneficios de dejar de fumar pero se pregunte cómo hacerlo, por dónde empezar y si existe una posibilidad real de que usted lo logre. Aquí, algunas recomendaciones que pueden ayudarle a conseguir su objetivo:

-Reduzca o elimine los factores de riesgo, es decir, si sabe que si visita algún lugar o comparte con alguna persona, esto lo incita a fumar, la recomendación es alejarse, al menos mientras se desprende del hábito.

-Analice bajo cuáles situaciones usted siente ganas de fumar y evitelas.

-Póngase metas, una fecha límite para dejar definitvamente el cigarrillo.

-Mastique chicle o mantenga su boca ocupada con caramelos o pedazos de fruta o verdura.

-Cambie su rutina asociada al hábito, busque nuevas actividades.

-Si ha intentado varias veces alejarse del humo y no lo ha conseguido, el consejo es acudir al médico o a un centro de ayuda especializado para que le brinden el acompañamiento necesario.

-Si pasa por una situación de estrés o duelo es importante que se mantenga firme y se prepare para no recaer.

-La prevención es importante, de ejemplo a sus hijos y muéstreles que este hábito es perjudicial para su salud.

Decirle no al cigarrillo sí es posible y puede salvarle su vida y la de su familia.