Examen visual periódico para diabéticos Examen visual periódico para diabéticos

Un tamizaje visual periódico ayuda a los pacientes diabéticos a detectar a tiempo algún padecimiento visual, como la retinopatía diabética. 

Esta enfermedad -primera causa de ceguera en el mundo- ocurre cuando la diabetes daña los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo, que la transforma en señales nerviosas que son enviadas al cerebro.

Según el Instituto Nacional del Ojo, esta afección puede empeorar y causar una pérdida en la visión, afectando, en algunos casos, a ambos ojos. La diabetes también produce en estos órganos estrabismos, aumento del riesgo de cataratas y glaucoma.

El 25% de los diabéticos tienen cierta forma de retinopatía diabética, según la Organización Mundial de la Salud.

Realizarse un examen oftalmológico una vez al año disminuye el incremento de este diagnóstico, pues en los pacientes con diabetes tipo 2, los síntomas son silenciosos, haciendo más difícil la detección. Lograr este diagnóstico temprano es fundamental para frenar el progreso de la enfermedad y comenzar cuanto antes un tratamiento efectivo.

Controlar los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol son los primeros pasos para prevenir que siga avanzando la enfermedad cuando no se ha presentado aún un edema macular, la versión más aguda de esta complicación. En fases más severas la cirugía láser es la opción más efectiva para estabilizar la visión, reduciendo el riesgo de una pérdida de visión entre un 50% y 95% según el caso.