Gota, dolor que inflama Gota, dolor que inflama

Gota, dolor que inflama

Armonía en salud 30 Agosto, 2016 Ana María López de Mesa


Estar hidratado, llevar una dieta rica en cereales y verduras, así como evitar la ingesta de carnes rojas ayuda a reducir la frecuencia de gota, un síndrome caracterizado por episodios repetidos de dolor articular e inflamación.

Esta enfermedad metabólica es un tipo de artritis que provoca episodios repentinos y severos de dolor, sensibilidad, enrojecimiento, calor e hinchazón de las articulaciones ocasionados por el incremento de ácido úrico en la sangre y la formación de cristales de esta sustancia en las articulaciones, según la Arthritis Foundation.

La articulación afectada con mayor frecuencia es la del dedo gordo del pie, aunque, también el tobillo y la rodilla. (Ver recuadro Qué es el ácido úrico).

Hablamos de un padecimiento que puede controlarse si se diagnostica correctamente y se dan los cambios recomendados en la dieta y el estilo de vida de la persona que la padece. El tratamiento adecuado puede ayudar a evitar daños en las articulaciones a largo plazo.

¿Qué es el ácido úrico?
Es un líquido que se forma cuando el cuerpo descompone productos de desecho llamados purinas. Se disuelve en la sangre y atraviesa los riñones hacia la orina. En las personas con gota, el nivel de ácido úrico se eleva.

Etapas de la gota:

1. Dolor repentino e hinchazón de las articulaciones que, generalmente, desaparece después de 5 a 10 días.
2. Llega un período sin síntomas, seguido por nuevos ataques súbitos de gota.
3. Pasados algunos años, si no se efectúa ningún tratamiento, puede aparecer una hinchazón persistente, rigidez y un dolor de leve a moderado en una o más articulaciones.

Contenido de purina en alimentos
Hígado, pan dulce, pescado, huevos, cerveza, sardinas, carnes rojas y vino contienen altos niveles de purina. Limitar su consumo ayuda a controlar los episodios agudos de gota.