Hemorragias oculares que no deben alarmar Hemorragias oculares que no deben alarmar

Hemorragias oculares que no deben alarmar

Armonía en salud 4 November, 2016 Isabel Vallejo


Diminutas cantidades de polvo y hasta las mismas pestañas pueden ocasionar molestias en los ojos, uno de los órganos más sensibles del ser humano.

Es por esto que cualquier golpe o exceso de fuerza puede originar una laceración, siendo los derrames oculares o subconjuntivales los más comunes. Según la página virtual webconsultas.com, estos pueden ocurrir en distintas partes del ojo, tratándose de pequeñas manchas rojas que aparecen en la parte blanca del ojo o esclerótica.

Otra causa que se suma a su origen son la alta presión en los capilares, relacionados con toses o estornudos, además ciertas enfermedades sanguíneas como algunos tipos de anemia también pueden causar hemorragias. Es importante aprender a detectar el derrame, pues aunque la mayoría de veces suelen ser obvias, existen los corneales, que son más difíciles de notar.

La Academia Americana Oftalmológica explica que la hemorragia subconjuntival es similar a un hematoma normal de la piel, pareciéndose a una contusión en el ojo, siendo inofensiva y curable por sí misma. Usualmente no hay síntomas ni sensaciones aparte de la aparición de la mancha roja. De hecho, una persona puede no ser consciente de tenerla hasta que alguien se la señala o se la ve en el espejo.