Ayude a su hijo a fortalecer su autoestima

Compártelo en:

Cultivar en los pequeños el amor y el respeto por sí mismos les permitirá desarrollar su capacidad para enfrentar los retos diarios y sentirse más felices.

Desde los primeros años de vida los niños nutren su autoestima con el cuidado amoroso y la atención de sus padres, ya que al sentir su respaldo se atreven a explorar cosas nuevas y adquieren la fortaleza necesaria para asumir la frustración. A medida que los pequeños crecen, esas muestras de apoyo los convierten en personas autónomas, seguras y habilidosas socialmente.

Si bien todos los menores son diferentes y unos tienen mayor facilidad que otros para fortalecer su autoestima, es  importante brindarle a su hijo herramientas que le permitan aumentar su amor propio, como lo recomienda el sitio web Kids Health:

  • Motívelo a aprender cosas nuevas, todas son oportunidades para aumentar la seguridad en sí mismo.
  • Cuando le enseñe cómo hacer algo explíquele paso a paso y deje que sea el niño quien intente varias veces hasta lograr el objetivo, así reconocerá el significado de enfrentar un desafío.
  • Elogie sus esfuerzos sin caer en los excesos, tenga en cuenta que es mejor aplaudir su progreso y la buena actitud, en vez de enfocarse en los resultados numéricos como las calificaciones.
  • Corríjalo con paciencia y evite el uso de frases negativas. Cuando los niños escuchan palabras fuertes sobre ellos las asimilan fácilmente.

Lea también: Cuando los niños son tímidos

 

 

+ leídos

salud de tus dientes
10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes
mayo 24, 2024
Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024
Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024

También te puede interesar

Con las pruebas oftalmológicas pediátricas es posible evitar enfermedades y desarrollar al máximo el potencial visual que tiene el menor.
Este régimen es llamado la “dieta de las cavernas” porque se fundamenta en la rutina nutricional de la época paleolítica,...
Ponerse de pie, hacer ejercicio y acostarse le exigen al cuerpo una capacidad de adaptación medida por el sistema nervioso...