Caminar es bueno para las piernas y la mente

Compártelo en:

Un nuevo estudio realizado por el Colegio del Rey de Londres, siguió a un grupo de gemelas durante diez años y concluyó que tener unas piernas fuertes puede ayudar a vigorizar al cerebro a medida que se envejece. Además que para conseguirlo, basta solo con caminar.

Investigaciones previas ya han sugerido que la actividad física puede ayudar a mantener el cerebro sano, sin embargo, los resultados  muestran que caminar preserva mejor las habilidades mentales a medida que pasan los años y es posible que se sufran menos cambios en la salud mental.

Para lograr estos beneficios es necesario aumentar la fuerza y la velocidad de las piernas y esto se consigue caminando a un ritmo moderado, al menos treinta minutos, tres veces a la semana.

Los investigadores advirtieron que mantener la salud mental también depende de factores como la genética y las condiciones generales de la persona a lo largo de su vida.

Cómo mantener unas piernas fuertes

No es necesario realizar largas y fuertes jornadas de pesas en el gimnasio, caminar es ejercicio suficiente para mantenerlas en buena forma. Comience a un ritmo suave, con el que pueda respirar con facilidad, vaya aumentando el tiempo y la intensidad de la actividad. Si quiere incrementar la exigencia, puede sostener pesas con sus brazos.

Una rutina más completa de ejercicio puede ayudarle además a la salud de su corazón, a mantenerse en forma y a fortalecer los demás músculos de su cuerpo, para que sus tejidos y órganos se conserven sanos y fuertes.

Funete: King’s College London, a través de https://www.nlm.nih.gov

+ leídos

Lactancia materna
7 mitos sobre la lactancia materna
febrero 27, 2024
Apego emocional
Seguro o inseguro: así puede ser tu apego emocional
febrero 20, 2024
Cáncer infantil
Prevenir el cáncer infantil: un desafío colectivo para que niños, niñas y adolescentes puedan cumplir sus sueños
febrero 8, 2024

También te puede interesar

La enfermedad se presenta cuando la glándula de la tiroides libera muy pocas hormonas T3 y T4, las responsables de...
Con la invención del telégrafo eléctrico, en la primera mitad del siglo XIX, se inició la historia de las telecomunicaciones....
Sufrir dolor en el pecho puede ser alarmante; sin embargo, en algunos casos se trata de una afección en la...