Cómo actuar ante los terrores nocturnos

Compártelo en:

Suelen ocurrir con más frecuencia entre los 3 y los 7 años de edad y, aunque pueden provocar insomnio, son episodios comunes. Conozca cómo tratarlos junto al pequeño.

Según el portal web Children´s National los terrores nocturnos se conocen como un fenómeno relacionado con el sueño que se caracteriza por un despertar brusco que ocurre en la fase profunda, durante el primer tercio de la noche.

Estos originan en el menor una reacción de intenso miedo, con respuestas físicas como sudoración, aumento de la frecuencia cardiaca o aceleración de la respiración.

¿Qué hacer cuando se presentan este tipo de episodios?

En el momento en el que tiene lugar el suceso, si el niño ha salido de la cama, se recomienda acompañarlo de nuevo a dormir y permanecer a su lado en silencio y sin intentar interactuar, velando por su seguridad para que no se lesione mientras dura el episodio.

Más tarde, por la mañana, es mejor evitar discutir sobre lo ocurrido porque lo más seguro es que no se acordará.

En casos muy severos, y teniendo en cuenta que los terrores nocturnos suelen producirse siempre más o menos a la misma hora, se puede optar por hacer lo que se llama despertares programados, unos 15 o 30 minutos antes de la hora en la que suele producirse el fenómeno. De esta manera, se evitan un número importante de los mismos. También se utiliza esta técnica en niños y personas con sonambulismo.

No hay que confundirlos con las pesadillas ya que, de hecho, no son un sueño en sí mismo. Son, más bien, una sensación de miedo que aparece de forma repentina.

Le puede interesar: Seis problemas comunes de sueño infantil

+ leídos

Conoce la App Coomeva Medicina Prepagada mejorada con IA
julio 4, 2024
salud de tus dientes
10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes
mayo 24, 2024
Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024

También te puede interesar

Conocer las enfermedades, saber cómo prevenirlas y cómo tratarlas es fundamental. Las dietas sanas son fundamentales, también el rigor al...
Las náuseas y el vómito aparecen principalmente como un mecanismo protector para expulsar alguna sustancia nociva ingerida.
Aunque el Asperger está clasificado como un síndrome del espectro autista, quienes lo padecen tienen dificultades sociales mas no presentan...