Cuando un dolor facial requiere consulta médica

Compártelo en:

La neuralgia del trigémino es un dolor extremo similar a un choque, ardor o dolor eléctrico en la cara.

Se trata de un un trastorno de dolor crónico que afecta el nervio trigémino, que transmite las sensaciones del rostro al cerebro. La sensación puede ser tan extrema y el miedo a ataques futuros puede ser tan estresante, que realizar las tareas del día a día resultan un desafío.

La molestia en el rostro puede durar algunos segundos o minutos, luego disminuir y repetirse. Por lo general, estos ciclos se producen durante algunos días o semanas y luego se detienen por años. Esta situación puede desencadenarse al realizar actividades normales como masticar, sonreír, hablar, depilarse o lavarse los dientes. Algunas personas que tienen neuralgia del trigémino sienten entumecimiento u hormigueo en la cara en los días anteriores al suceso. El portal MedlinePlus aclara las preguntas más comunes frente a este trastorno.

  • ¿Quién tiene riesgo de padecerlo? Cualquier persona, pero ocurre con más frecuencia en mayores de 50 años. Las mujeres tienen más probabilidades de tenerla que los hombres y la afección parece ser hereditaria.
  • ¿Qué pruebas pueden ayudar a su diagnóstico? No hay una prueba específica y a menudo se determina al descartar otras causas posibles de su dolor. El especialista determinará el tratamiento según cada caso, que generalmente incluye medicamentos, inyecciones o cirugía.

Le puede interesar: Fibromialgia ese dolor punzante e incomprendido

+ leídos

Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024
Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024
Control de tu voz
Toma el control de tu voz: consejos para cuidarla y mantenerla saludable
abril 26, 2024

También te puede interesar

El estudio publicado por la revista Cancer Epidemiology se refiere a el cáncer de seno y al  cáncer de ovario...
Esta habilidad en los niños es señal de un correcto desarrollo del sistema nervioso. Es deber de los padres fomentarla...
Si volvió a la presencialidad, cambió de escritorio, y ¡otra vez! regresó la rigidez y los dolores en el cuello,...