Ejercicio para la mente

Compártelo en:

60 minutos de ejercicio diario serían la clave para la salud mental y física de nuestro organismo. 

En una reciente investigación de la Universidad de Adelaida, en Australia, se concluyó que una sesión de ejercicio con una duración que se ubique entre los 30 a 60 minutos por día, incrementa las habilidades motrices y de memoria.

La investigación analizó un grupo de adultos inmediatamente después de haber practicado ejercicio para estudiar su elasticidad neuronal. «Cuanto más flexible es el cerebro, es más capaz de reorganizarse, modificando el número y la fuerza de las conexiones entre las células nerviosas y las diferentes áreas del mismo» aseguró Michael Riddig, uno de los profesores líderes de la investigación.

Múltiples estudios han coincidido en la importancia del ejercicio para la salud física, en especial en una época como la actual en la que el sedentarismo cada vez es más protagonista de nuestras vidas, siendo el causante de gran número de enfermedades que ponen en grave peligro la salud humana.

Ya sean los 60 minutos de corrido, o en tres sesiones diferentes de 20 minutos cada una, esta medida de tiempo compensa las 8 horas que habitualmente se puede estar sentado durante un día. Lo importante es buscar espacios para mantener activo el cuerpo.

Salir a correr en las noches, ir al trabajo en bicicleta o hacer una caminata durante la hora del almuerzo son algunas de las alternativas para alcanzar la actividad física recomendada.

+ leídos

Cita express: un servicio para tus prioridades de salud
abril 18, 2024
Migraña: un enemigo que no da espera
Migraña: un enemigo que no da espera
marzo 25, 2024
Salud mental en adolescentes y jóvenes: la importancia de expresar las emociones
marzo 20, 2024

También te puede interesar

La arteterapia se explora como una manera de unir la creatividad y las formas de expresión artística para alcanzar un...
Además de usarse como condimento en las diferentes comidas, la cebolla es una verdura que contribuye a la salud ósea.
Una piel sana, libre de heridas e impurezas es la clave para evitar infecciones como la erisipela.