El pelo como protector de bacterias

Compártelo en:

El pelo está distribuido en toda la superficie corporal excepto en las palmoplantares, el ombligo y las mucosas. 

En un adulto, el número aproximado de pelos es de unos cinco millones, repartiéndose en forma desigual a lo largo del cuerpo. En la cabeza hay alrededor de un millón, encontrándose entre 100.000 y 150.000 en el cuero cabelludo. Sus funciones se centran en proteger algunos órganos del cuerpo del ambiente exterior y, por otro lado, aportar a una visión estética del cuerpo humano.

Estas son algunas particularidades del pelo dadas por el Centro Médico Docente La Trinidad, de Venezuela:

  • Protección: el cabello protege al cuero cabelludo del sol y del frío. Las cejas y las pestañas protegen los ojos del sudor que pudiera caer de la frente, los pelos de la nariz impiden la entrada en las fosas nasales de polvo o partículas que pueda contener el aire. También sirve para la amortiguación de golpes y rozaduras. Dificulta las picaduras de insectos y mejora el control de la temperatura corporal.
  • Estética: en las culturas el pelo ha tenido mayor o menor grado de cuidado e importancia. Desde su peinado, lavado, recogido y adornado hasta su total afeitado. La mucha o poca presencia de vello también ha sido un símbolo estético de múltiples significados: fortaleza, sabiduría, experiencia, virilidad/feminidad, libertad, esclavitud, moda, religión, poder adquisitivo, estamento social o ideología política.

+ leídos

Apego emocional
Seguro o inseguro: así puede ser tu apego emocional
febrero 20, 2024
Cáncer infantil
Prevenir el cáncer infantil: un desafío colectivo para que niños, niñas y adolescentes puedan cumplir sus sueños
febrero 8, 2024
Dismenorrea secundaria cuando tener el periodo duele
Dismenorrea secundaria: cuando tener el periodo duele
enero 30, 2024

También te puede interesar

El distemper canino, más conocido como moquillo, es una enfermedad viral muy contagiosa, que afecta los sistemas respiratorio, gástrico y...
Una piel sana, libre de heridas e impurezas es la clave para evitar infecciones como la erisipela.
En seguida, algunas recomendaciones sobre cómo cuidar el cerebro.