Hombres y mujeres enfrentan diferente el estrés

Compártelo en:

El estrés es esa tensión física o emocional que puede ser causada por un pensamiento o situación que nos hace sentir frustración, rabia, tristeza o nervios. Hombres y mujeres la experimentan a diario y aunque sus orígenes son los mismos para ambos sexos, un reciente estudio realizado por las Universidades de Viena y Friburgo, en Alemania, y la International School for Advanced Studies, en Italia, concluyó que este afecta de manera diferente a cada género.

La investigación, que partió de la idea de que el estrés vuelve a las personas más egocéntricas y disminuye su capacidad de empatía, encontró que esta premisa resulta cierta  para el caso de los hombres y, contrario a lo que se creía, las mujeres tienden, mientras experimentan un episodio de estrés, a tener un comportamiento prosocial, es decir, que dejan de pensar solo en ellas para pensar en los demás.

Y es allí donde radica la diferencia: los hombres efectivamente se comportan más egocéntricos y agresivos, mientras que ellas se vuelven compasivas y por ende padecen muchos más síntomas que ellos. La explicación estaría en la llamada «hormona del amor», el nombre dado a la Oxitocina, una sustancia química clave en las decisiones sobre interacciones sociales, cuya producción se incrementa durante estos períodos de alta tensión.

Se encontró, además, que ellas son más propensas a contar a otros acerca de sus niveles de estrés mientras que los varones no tanto; y que ellos, además, buscan reducirlo a través del deporte, mientras que las mujeres lo hacen por medio de un libro o alguna actividad que las relaje. De cualquier manera, aunque lo enfrentan de diversa forma, es importante que ambos busquen controlarlo porque es causa de múltiples enfermedades.

Claves para contrarrestar el estrés:

-Conozca las situaciones que le generan emociones negativas y sus reacciones frente a ellas.

-Aprenda a diferenciar entre una circunstancia cotidiana de la vida y una que de manera real afecte su entorno o bienestar.

-Haga ejercicios de respiración. También conviene meditar.

-Realice ejercicio físico.

-Busque alternativas en sus ratos libres: lea un libro, practique un deporte, tenga un pasatiempo.

-Cuente a sus familiares y amigos si siente estrés. Construya una red social de soporte.

-Consulte al especialista si los síntomas persisten y la situación se sale de control.

+ leídos

Lactancia materna
7 mitos sobre la lactancia materna
febrero 27, 2024
Apego emocional
Seguro o inseguro: así puede ser tu apego emocional
febrero 20, 2024
Cáncer infantil
Prevenir el cáncer infantil: un desafío colectivo para que niños, niñas y adolescentes puedan cumplir sus sueños
febrero 8, 2024

También te puede interesar

Hacer de la cocina un lugar para experimentar con sabores, colores y olores es la posibilidad de descubrir nuevas recetas. 
Entre los diferentes factores desencadenantes del sobrepeso y la obesidad en los niños, hay uno que muchas veces ignoramos: su...
El síndrome de la vejiga hiperactiva, VHA, suele confundirse con la incontinencia urinaria, pero esta es apenas un síntoma de...