La alimentación adecuada con una rutina deportiva

Compártelo en:

Si una persona realiza ejercicio de forma regular requiere consumir por lo general más calorías y agua. Estirar antes y después de hacer ejercicio también son un complemento a la rutina.

En ambos casos es necesario reforzar algunas vitaminas y minerales, a través del consumo de frutas, verduras y porciones adecuadas diarias de los diferentes grupos alimenticios como lácteos, carnes, huevo y cereales.

Alexandra Pérez Idárraga, nutricionista dietista, de la Universidad de Antioquia, indica también que es importante garantizar las tres comidas principales e incluir algunos refrigerios saludables entre las comidas. Según el nivel, los horarios de entrenamiento y los objetivos, el individuo necesitará comer entre 5 y 8 veces al día, pero de una manera programada y bien distribuida para poder alcanzar las metas trazadas con el ejercicio.

La profesional recomienda aumentar el consumo de líquido, ser más ordenado con los horarios de alimentación, mejorar la calidad de los alimentos que se consumen, evitar los largos periodos sin comer y cuidar el exceso de alimentos, procurando, a su vez, ser demasiado restrictivo con las comidas. Por esto, las frutas o yogures son ideales para consumir tras una rutina, evitando así consumir más calorías de las que la persona quemó.

En este video le explicamos lo que debes tener en cuenta a la hora de alimentarse antes, durante y después de practicar ejercicio:

+ leídos

salud de tus dientes
10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes
mayo 24, 2024
Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024
Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024

También te puede interesar

Los niños son uno de los grupos poblacionales con mayor riesgo de deshidratación ya que hasta los 5 años de...
La prevención del paludismo es posible. Las acciones que se han tomado desde el año 2000 para ampliar la prevención...
El tratamiento adecuado para el dolor muscular dependerá siempre de la causa que lo desencadenó.