La elección del anticonceptivo hormonal

Compártelo en:

Elegir el método anticonceptivo es una decisión que cada mujer debe tomar teniendo en cuenta su estilo de vida y las ventajas y desventajas de cada método, considerando las recomendaciones del profesional de la salud y factores como la edad, la frecuencia de la actividad sexual y enfermedades que sufra la paciente.

Actualmente son muchas las opciones dirigidas a la mujer. Todas requieren responsabilidad y compromiso para asumir los cambios hormonales que generan y para que la anticoncepción sea efectiva. Estas son algunas claridades sobre los métodos hormonales más frecuentes:

Píldoras: contienen las hormonas estrógeno y progestágeno que evitan la liberación de óvulos por los ovarios. Según la Organización Mundial de la Salud  (OMS) la efectividad del método es de un 99% si se usa de manera correcta y sostenida, es decir, si se toma todos los días a la misma hora. Con la píldora los ciclos son más regulares, la menstruación es menos dolorosa y con menor hemorragia. En algunos casos suele disminuir el acné y el riesgo de cáncer endometrial y ovárico. Sin embargo, se recomienda que la mujer que use la píldora evite el cigarrillo porque puede incrementar el riesgo de sufrir trastornos circulatorios.

Inyección: existen varios tipos de inyectables que aseguran la anticoncepción. Algunos se administran una vez al mes y otros una vez cada tres meses. Este método hace más espeso el moco del conducto del cuello uterino, lo que impide el encuentro de los espermatozoides con el óvulo y evita la ovulación. Su principal desventaja es que no es posible suspender su acción hasta que sea eliminada del organismo, es decir entre 1 y 4 meses después de la última dosis. Además, suele producir hemorragias vaginales irregulares.

Implante hormonal: son unos cilindros o cápsulas pequeñas y flexibles que se colocan debajo de la piel del brazo y contienen únicamente progestágeno. La inserción y extracción de las cápsulas debe hacerla un médico capacitado. Este implante facilita la anticoncepción por un período de tres a cinco años, es recomendado para las mujeres que son intolerantes a los estrógenos o que nunca han estado en embarazo. Como ventaja, el implante disminuye los dolores menstruales y no hay riesgo de olvidar su uso, pero es común que genere hemorragias vaginales irregulares.

Parche anticonceptivo: contiene las mismas hormonas que las píldoras y es igual de efectivo (99%) si se usa como se debe, es decir, cambiarlo cada tres semanas y no usarlo la cuarta semana del mes. Si se olvida cambiar el parche el día que corresponde, hay 48 horas de seguridad durante las que no es necesario adoptar un método anticonceptivo adicional. La OMS afirma que el parche es un método nuevo y los estudios sobre su eficacia son limitados. Sin embargo, los estudios señalan que puede ser más eficaz que los anticonceptivos orales cuando se combina el parche con el anillo vaginal.

Anillo vaginal: es un anillo flexible que se inserta de forma semejante a un tampón. Debe ponerse el primer día del ciclo, mantenerse por 3 semanas y retirarse por una semana, donde aparece el sangrado y después continuar con otro anillo. Según la OMS este método que no genera incomodidad porque se adapta con facilidad a cualquier vagina, tiene pocos efectos adversos y alta eficacia anticonceptiva.

+ leídos

Lactancia materna
7 mitos sobre la lactancia materna
febrero 27, 2024
Apego emocional
Seguro o inseguro: así puede ser tu apego emocional
febrero 20, 2024
Cáncer infantil
Prevenir el cáncer infantil: un desafío colectivo para que niños, niñas y adolescentes puedan cumplir sus sueños
febrero 8, 2024

También te puede interesar

El autismo es un trastorno del desarrollo cognitivo que aparece en la primera infancia y afecta la capacidad de socialización...
Hasta el 70% de las madres luego del nacimiento de su bebé viven lo que se ha denominado Baby Blues,...
Padecer la enfermedad celíaca implica asumir un cambio alimenticio exigente para todo el núcleo familiar.