Sepa cuándo preocuparse si le zumban los oídos

Compártelo en:

Los tinnitus se asocian con zumbidos en los oídos, pero también pueden sonar como un rugido, sibilancia, murmullo, silbido o chirrido.

El Instituto Nacional de Salud indica que se trata de una patología común, que la mayoría de personas experimenta de vez en cuando. Generalmente, dura unos cuantos minutos, aunque si es constante o recurrente puede ocasionar estrés y dificultad para concentrarse o dormir.

Es más común en adultos mayores de 65 a 74 años de edad y más notable que se presente en las noches, cuando la persona se va a dormir, ya que hay más silencio.

Evitar el consumo de cafeína, alcohol y tabaco, tener una buena higiene del sueño y tratar de dormir con la cabeza levantada, son acciones que ayudan a disminuir la congestión en la cabeza y pueden hacer los ruidos menos notorios. Se recomienda, además, evitar estar en lugares donde hay sonidos estridentes y usar, si se requiere, protección como tapones.

Algunas veces, los tinnitus son signo de presión arterial alta, de una alergia o anemia y, en raras ocasiones, es signo de un problema serio, como un tumor o un aneurisma.

Si los ruidos en los oídos comienzan después de una lesión en la cabeza, se presentan con otros síntomas como mareo, sensación de pérdida del equilibrio, náuseas o vómitos, o la molestia solo se da en un oído y continúa por varias semanas, se recomienda consultar de inmediato con un especialista.

Le puede interesar: Cuide sus oídos de los audífonos

 

+ leídos

Migraña: un enemigo que no da espera
Migraña: un enemigo que no da espera
marzo 25, 2024
Salud mental en adolescentes y jóvenes: la importancia de expresar las emociones
marzo 20, 2024
Infecciones respiratorias agudas
Infecciones respiratorias agudas: tipos, síntomas y prevención
marzo 15, 2024

También te puede interesar

Algunas recomendaciones de comunicación y cuidado personal para concentrarse también en sus propias necesidades mientras usted cuida a un paciente...
Condiciones como el sobrepeso y la obesidad hacen que el organismo sea propenso a enfermedades cardiovasculares y del sistema osteomuscular.
Ambos pueden verse afectados por una infección, el consumo de medicamentos o algún alimento, pero hay características que se deben...