Inyecciones sin lágrimas Inyecciones sin lágrimas

Para los más pequeños las visitas al pediatra se asocian con inyecciones y vacunas, lo que produce en ellos temor y estrés.

Como padre, llevar a los niños a que les apliquen inyecciones o vacunas puede ser todo un reto. El sitio web de la Academia Americana de Pediatría brinda algunas recomendaciones para evitar al máximo la incomodidad.

  • Ante todo, procure acompañarlos, ser honesto con ellos y enfatizar en que es por su bienestar.
  • En el caso de los más pequeños, estrategias de distracción como hacer burbujas o juegos con las cremas y atomizadores anestésicos funcionan para disminuir el estrés.
  • Para bebés lactantes, esta puede ser una forma de brindarles alivio al dolor, lo mismo un chupo, para tranquilizarlos.

Tenga en cuenta

Generalmente, las vacunas tienen proteínas y azúcares complejos que se digieren fácilmente, por lo tanto hay que inyectarlas en piel o músculo, para que tengan el mayor contacto con el sistema inmune.

Lea también: 5 hechos sobre las vacunas