Los trastornos del sueño pueden controlarse Los trastornos del sueño pueden controlarse

Los trastornos del sueño pueden controlarse

Antes de 16 September, 2016 Isabel Vallejo


Los trastornos del sueño se clasifican en cuatro grandes grupos: insomnio, hipersomnia, trastorno del ritmo circadiano y parasomnia.

Conozca de qué se trata cada uno y tenga en cuenta algunas pautas que nos explica la neuróloga Nohemí Meza Cely, para recuperar la calidad del sueño y, por supuesto, de vida.

  • Insomnio: Es el trastorno del sueño más frecuente. Se caracteriza por la dificultad o imposibilidad de iniciar o mantener el sueño, además se acompaña de síntomas durante el día caracterizados por malestar general, distracción, dificultades en la concentración, disminución del rendimiento social y laboral, alteraciones del estado de ánimo, somnolencia, pérdida de interés en las actividades diarias, propensión a cometer errores en el trabajo o en conducción de vehículos y algunos síntomas inespecíficos.
  • Hipersomnia: La principal característica es la somnolencia excesiva varias horas al día por un tiempo prolongado, al menos por un mes continuo aún después de haber tenido un sueño nocturno normal. Además de ingerir los medicamentos recetados por el especialista, se recomienda no dormir siestas.
  • Parasomnias: Son trastornos episódicos que ocurren exclusivamente durante el sueño y que se caracterizan por diferentes fenómenos vegetativos o motores que pueden alterar la calidad del mismo. Incluso algunos pueden ser de carácter violento. Son más frecuentes en niños y adolescentes, pero en algunos pacientes pueden persistir hasta la vida adulta. Dentro de las más conocidas se cuentan: sonambulismo, terrores o “pavores” nocturnos, movimientos rítmicos durante el sueño y pesadillas.

Es posible, en algunos casos, controlar los trastornos del sueño con medicamentos o por medio de algunos cambios de hábitos o medidas no farmacológicas que pueden ser eficaces, entre los cuales se destacan las técnicas de relajación y de control de estímulos. Sin embargo, es recomendable visitar al especialista para buscar una solución conjunta.