Masajes, otra forma de combatir la ansiedad Masajes, otra forma de combatir la ansiedad

Son considerados como una técnica para reducir el estrés y el dolor, al promover un estado generalizado de relajación.

Los especialistas acuden a los masajes para complementar los tratamientos de una amplia gama de enfermedades. Sin embargo, se ha encontrado que más allá de mejorar las tensiones musculares y el ánimo de las personas que afrontan situaciones médicas difíciles, son una gran ayuda para disminuir directamente las alteraciones físicas y emocionales cuando suceden los episodios de ansiedad.

Según el portal medico Saludalia, las presiones o fricciones en la piel, músculos, tendones y ligamentos, envían un mensaje de calma al sistema nervioso simpático que, a su vez, permite disfrutar de una serie de cambios fisiológicos. Por ejemplo, al estar mucho más relajada la mente se olvida de los problemas diarios, disminuyen los dolores de cabeza y el cuerpo logra conciliar el sueño más fácil.

Si bien existen muchos tipos de masajes el más recomendado para tratar la ansiedad es el sueco, ya que mediante movimientos largos, circulares y profundos concentrados en espalda, cuello, piernas y brazos consigue reducir el cortisol (hormona del estrés). Usualmente dura entre 45 a 60 minutos y sus efectos son más positivos si se realiza con música relajante.

Tenga en cuenta

Con seguridad un solo masaje no eliminará la ansiedad de raíz, pero con no obstante, con un trabajo integral mente y cuerpo se tendrá una perspectiva más positiva frente a la vida.

Lea también: Ansiedad: episodios que es mejor prevenir