Mitos sobre los termómetros y por qué sí son seguros Mitos sobre los termómetros y por qué sí son seguros

El hecho de que emitan una luz roja no quiere decir que sean dañinos para su cuerpo. Conozca cómo funcionan los pirómetros o termómetros sin contacto.

En el pasado lo común era utilizar los de vidrio, que se ubican en zonas como la boca o las axilas y al correr de unos minutos ofrecían el dato de la temperatura corporal. Sin embargo su uso ya no es tan habitual debido a que es un proceso lento y contenía mercurio, una sustancia altamente tóxica. Hoy para el uso doméstico se emplean termómetros digitales con un sustituto electrónico para mostrar la medición.

Sobre los actuales que se usan en locales y lugares de afluencia de público se ha dicho en cadenas de mensajes o redes sociales que pueden afectar la piel o quemar las neuronas cerebrales provocando daños irreversibles. Son los llamados termómetros sin contacto o pirómetros, y la medición se logra a través de infrarrojos que es un tipo de radiación electromagnética. De acuerdo con el comunicado de la UPB, una lente capta esta radiación emitida por los cuerpos, que luego se encarga de convertirla en corriente eléctrica para luego presentar el resultado en una pantalla.

Mateo Mejía Tobón, ingeniero mecánico de la UPB, explicó que estos nuevos termómetros “no ocasionan ningún tipo de daño en el cuerpo humano porque su funcionamiento está basado en captar la intensidad de energía radiante que emite un cuerpo y convertirla en un valor medible para nosotros, en este caso, valores de temperatura”.

Con respecto a los ojos y la piel, el experto aclaró que tampoco hay peligro pues  la luz roja es tan solo un sensor y no una radiación infrarroja. “Es únicamente un indicador que sirve para tener referencia del lugar al que se está apuntando”, dijo Mejía, pero no emite ningún tipo de onda, por lo cual no es nocivo.

Le puede interesar: ¿Cómo es la etiqueta al toser y estornudar?