Obesidad y diabetes, una combinación de cuidado Obesidad y diabetes, una combinación de cuidado

Un padecimiento que puede tener graves repercusiones para su estilo de vida y fuertes cambios físicos en su cuerpo. Sepa de qué se trata.

Tal vez haya oído hablar en algún momento sobre la diabesidad, un término acuñado en los últimos años para referirse a la combinación entre obesidad y diabetes tipo 2; enfermedades que se relacionan y que vienen derivadas de causas como el estilo de vida, la alimentación, la falta de ejercicio e incluso por factores genéticos.

Aunque la obesidad incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, según un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), escrito por Margaret Chang, directora general de la entidad entre 2007 y 2017, la diabetes es la afección en que que la obesidad representa el mayor factor de riesgo. “Por otra parte, esta enfermedad con sus costosas complicaciones, como la ceguera, la amputación de miembros y la necesidad de diálisis, puede imponer a los presupuestos de salud y a las finanzas familiares una carga extraordinaria a largo plazo”, agregó Chang.

Además, cada vez es más frecuente su aparición en niños y adolescentes, algo que para Francisco Tinahones, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo), era impensable hace años. Sin embargo, una detección y tratamiento a tiempo de la obesidad puede hacer desaparecer las enfermedades asociadas a la misma, como la diabetes tipo 2 en este caso. “Evitando el exceso de peso se pueden prevenir más del 50% de los casos de diabetes tipo 2”, asegura el presidente de la Seedo.

Aquí algunas recomendaciones del portal CuídatePlus para prevenir esta afección:

  • 150 minutos o más de actividad física por semana, distribuidos en al menos tres días y con ejercicios de fuerza.
  • No solo comer menos, sino mejor. Adaptar las calorías que se ingieren a lo que se gastará y mejorar la calidad nutricional de la dieta con frutas, verduras y grasas saludables.
  • Mantener una adecuada higiene de sueño, gestión de estrés y buena salud psíquica.

 

Lea también: Dele una segunda oportunidad a la remolacha