Sarcoma, ¿qué es y cuáles tipos existen?

Compártelo en:

El sarcoma es uno de los tipos de cáncer menos conocidos. Te contamos algunas de sus características.

El ser humano cuenta con tejidos blandos encargados de sostener, conectar y recubrir las partes de nuestro cuerpo. Los cartílagos, los vasos sanguíneos, los músculos, los tejidos fibrosos son algunos de ellos y son vitales para cumplir distintas funciones. Cuando algunos se ven afectados se puede generar el sarcoma, un tipo de cáncer que ataca directamente los tejidos blandos y los huesos.

Esta enfermedad se presenta en cualquier parte del cuerpo, pero el abdomen, brazos y piernas son las zonas más frecuentes. Los síntomas del sarcoma comprenden desde pérdida de peso, dolor abdominal y en los huesos, protuberancias en la piel y hasta fracturas inesperadas de un hueso. 

Solo el 1 % de los casos nuevos de cáncer corresponden al sarcoma, de allí la importancia de diagnosticarlo para que las personas puedan acceder a tiempo a un tratamiento adecuado. Existen muchos tipos de sarcoma, te explicamos lo más comunes:

Liposarcoma, se presenta en las células grasas del cuerpo y afecta principalmente a los adultos mayores. Entre los síntomas se encuentran dolor, hinchazón y bultos que aumentan de tamaño debajo de la piel. 

Leiomiosarcoma, este afecta los tejidos de los músculos lisos que se encuentran en el sistema digestivo, urinario, vasos sanguíneos y el útero. Se manifiesta con pérdida de peso e hinchazón. 

Sarcoma sinovial, aparece en las articulaciones grandes como la rodilla y aunque no la altera, si genera problemas en el líquido sinovial, un fluido que se encuentra en ellas para facilitar el movimiento. Se presenta en personas entre los 15 y 40 años de edad.

+ leídos

Migraña: un enemigo que no da espera
Migraña: un enemigo que no da espera
marzo 25, 2024
Salud mental en adolescentes y jóvenes: la importancia de expresar las emociones
marzo 20, 2024
Infecciones respiratorias agudas
Infecciones respiratorias agudas: tipos, síntomas y prevención
marzo 15, 2024

También te puede interesar

En un ataque cardíaco, el corazón sigue latiendo, mientras que un paro cardíaco deja de latir.
Para el bienestar de los colaboradores son necesarias estrategias enfocadas en el conocimiento y la prevención.
El contacto con el aire, el agua, el sol, el polvo, las plantas, los animales o las sustancias químicas puede...