Si su soledad no es una elección de vida, busque compartir de otra forma Si su soledad no es una elección de vida, busque compartir de otra forma

Cuando la soledad no es una opción de vida sino una obligación sufre la salud física y mental.

Los seres humanos somos criaturas sociales por naturaleza. Hacer parte de un colectivo; de una pareja o un grupo social o la familia, empuja a todos los miembros a prosperar y avanzar. Una persona aislada quizás se sienta  menos inclinada a comer sano, a hacer ejercicio o a consultar a un médico. Cuando esta condición se convierte en extrema se asocia esta condición con un mayor riesgo de mortalidad temprana.

El doctor Steve Cole, investigador de la Universidad de California explica que “una persona puede sentirse sola hasta en una habitación llena de gente”, sostiene en declaraciones a la página web de los Institutos Nacionales de Saludsaber  (NIH) de EE.UU. En estos casos es preciso conocer el origen de esta percepción de aislamiento para saber si es una fobia o solo una característica de personalidad. Acudir a terapia o fomentar el autoconocimiento puede ser una buena opción para superarlo si se desea generar vínculos que ayudan a envejecer mejor.

Desde los NIH brindan algunas recomendaciones para superar esta sensación:

  • Ayudar a otras personas mediante el voluntariado. Cuidar y ayudar a otros puede contribuir a que se sienta menos solo.
  • Tener un sentido de propósito y metas claras en la vida puede ser otra forma de luchar contra los efectos de la soledad.
  • Procure amarse y cuidarse usted mismo para lograr el bienestar:  haga ejercicio, coma sano, duerma de siete a nueve horas y realice actividades que disfrute para ayudar a controlar el estrés y mantenerse en forma.
  • Piense en la posibilidad de adoptar una mascota si puede cuidarla. Los animales pueden ser una fuente de consuelo y también pueden reducir el estrés y la presión arterial.

Le puede interesar: Otras formas de socializar y seguir la vida