Mantener a tope el consumo de fructosa

Un grupo de investigadores españoles analizó el efecto de la fructosa durante la gestación y concluyó que su consumo excesivo daña la placenta y provoca estrés oxidativo en los fetos.