Trastorno obsesivo compulsivo, un enemigo silencioso Trastorno obsesivo compulsivo, un enemigo silencioso

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) genera angustia e interfiere con las rutinas diarias de quienes lo padecen.

El trastorno obsesivo compulsivo lleva a quienes lo padecen a tener pensamientos repetitivos durante el día sobre un tema o elemento específico; a estos se les llama obsesiones. Y para controlarlas implementan una serie de comportamientos conocidos como compulsiones, que les genera angustia e interfieren con la rutina diaria.

Un ejemplo es la obsesión con las bacterias o con la suciedad, una persona con TOC puede lavarse las manos durante el día una y otra vez con el objetivo de eliminarlas, causando, en ocasiones, daños innecesarios en la piel.

(También le puede interesar: La salud mental incide en la aparición de enfermedades)

El Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos asegura que la mayoría de pacientes son diagnosticados alrededor de los 19 años. También que los síntomas mejoran y empeoran en diferentes momentos de la vida, por esto es necesario el acompañamiento constante de un especialista.

Con respecto a las causas, estudios de la Universidad de Harvard afirman que “los neurocientíficos creen que las vías del cerebro involucradas con el juicio, la planificación y el movimiento del cuerpo están alteradas en el TOC. Las influencias ambientales, como las relaciones familiares o los eventos estresantes, pueden también desencadenar o empeorar los síntomas”.