Tratar los callos para evitar graves molestias Tratar los callos para evitar graves molestias

Un callo es piel engrosada que se forma en la parte de arriba de la planta de los pies o manos u otras zonas que pueden sufrir fricción o presión. 

Según el portal MedlinePlus, la callosidad es una reacción protectora. Por ejemplo, los granjeros o remeros tienen callos en las manos que impiden que desarrollen ampollas dolorosas. A las personas con juanetes con frecuencia se les presenta una callosidad en el juanete debido al roce contra el zapato.

Piel endurecida, gruesa, escamosa y seca son las manifestaciones más frecuentes de esta dolencia que, aunque no es grave, sí puede ocasionar molestias y sangrados. Para tratarlos se recomienda:

  • Si un calzado que no ajusta bien los está causando, cambiarse a un par de zapatos que ajusten mejor ayudará a eliminar el problema la mayoría de las veces.
  • El uso de guantes para proteger las manos durante las actividades que causen fricción, como la jardinería y el levantamiento de pesas, puede ayudar a prevenir las callosidades.
  • Si se produce una infección o úlcera en una zona de un callo o callosidad, es importante acudir al médico pues puede requerirse extirpar el tejido. Probablemente, en este caso, sea necesario tomar antibióticos.